18 abril, 2024

ESFUERZO FÍSICO

 

 

El esfuerzo físico es parte esencial de toda actividad laboral. No solo es un componente de los trabajos “pesados”  (minería, construcción, metalúrgica, etc.), sino que es un elemento de fatiga importante, aunque menos evidente, en otros trabajos como enfermería, montaje de piezas pequeñas, confección textil, etc. Incluso el mantenimiento de una misma postura (de pie o sentado) durante 8 horas puede ser causa de lesiones corporales.

La realización de movimientos rápidos en forma repetida, aun cuando no sean de un gran esfuerzo físico, el mantenimiento de una postura que acompañe un constante movimiento o si bien la realización de esfuerzos más o menos bruscos con un determinado grupo muscular y la manipulación de cargas, pueden generar lesiones por sobrecarga en las distintas estructuras del sistema osteomuscular.

Estas lesiones, especialmente las que afectan al sistema musculo-esquelético, son uno de los problemas de salud laboral más extendidos y, por así llamarlo de una manera popular, los más comunes.

 

 

Una vez entendida y leída nuestra introducción sobre ESFUERZO FÍSICO podemos ir entrándonos y ramificando más específicamente lo escrito anteriormente. Cabe destacar que también se pueden manifestar en nuestro cuerpo el esfuerzo físico con síntomas de enfermedades por agotamiento que lleve a tener nuestras defensas bajas y contraer cualquier tipo de enfermedad. Por otro lado puede afectar en la manera de razonar, la lucidez o reflejos que lleven a no pensar correctamente o a distraerse y sufrir algún tipo de accidente como amputaciones o, en el peor de los casos y más extremos, hasta la muerte. Si bien, si lo empezamos a ver de esta manera, nos daremos cuenta que todo se relaciona, todo conlleva a una consecuencia y es por esto que uno debe de tener muy en cuenta todos los factores relacionados con el tema para llevar una óptima jornada laboral para poder cuidar nuestra salud lo mejor posible.

Comenzaremos hablando de las lesiones más comunes y habituales que suelen suceder en los distintos ámbitos laborales como por ejemplo las lesiones musculo-esqueléticas. A que nos referimos cuando hablamos de ellas?: si bien el termino musculo-esqueleto claramente nos dice a qué se refiere abarcan un amplio abanico de signos y síntomas que puede afectar distintas partes del cuerpo: manos, muñecas, nuca, espalda, etc…así como distintas partes anatómicas: huesos, músculos, tendones, nervios, articulaciones.

Cuando hablamos de estas lesiones nos referimos a situaciones de dolor, molestia o tensión resultado de alguno de los siguientes elementos: huesos (fracturas), ligamentos (desgarros, distensiones), articulaciones (artritis, artrosis), músculos (distensión, desgarros), tendones (tendinitis), vasos sanguíneos (varices, hemorroides), nervios (dolor, entumecimiento).

Mayormente se producen en las siguientes zonas corporales:

  • Espalda: por manipulación de cargas (hernia, lumbalgias).
  • Cuello: flexión o extensión de cabeza (dolor, lesiones discales).
  • Hombros: trasladar cargas por encima de la cintura (tendinitis).
  • Codos: trabajos repetitivos de rotación (codo de tenis).
  • Manos: giro o flexión repetidos de muñecas (síndrome del túnel carpiano, tendinitis).
  • Piernas: de pie constantemente, mal diseño de sillas (ciática, varices, hemorroides).

 

¿QUE MEDIDAS TOMAR PARA EVITAR ESTE PROBLEMA?

Principalmente se debe partir de tener la idea clara en la mente de ajustar el trabajo a las personas y no a la inversa. Cuando hablamos de esto nos referimos por ejemplo:  al análisis meticuloso del puesto de trabajo a ocupar  como si es un trabajo liviano o pesado, descansos, horas, días,  si es un trabajo en equipo, sistemas de rotación, etc. Estas medidas pueden reducir tanto la carga física como psíquica y deben ser tenidas en cuenta en cualquier tipo de intervención preventiva junto a las normas y reglas con respecto a la operación correcta del puesto laboral a ocupar. Constantemente debemos estar pensando nuevas medidas para reducir ese riesgo a 0, realizar reiteradas capacitaciones tanto para realizar los trabajos correctamente (posturas, movimientos, tiempos óptimos de descanso) como que hacer en medidas de emergencia sea para acudir con  medidas básicas de socorrismo, casos de incendio, etc.

Una de las mejores soluciones es la constante supervisión del analista para que todo se lleve a cabo acorde del proyecto de prevención de riesgo laboral y evitar al 100% o lo que más se pueda el riesgo entre el trabajo y el personal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *