La espuma para la lucha contra incendios

0
661

Los sistemas de espuma se utilizan principalmente en incendios por líquidos inflamables y combustibles. En este tipo de incendios, en líquidos inflamables y combustibles, la extinción debe ser hecha por una combinación de sofocación, enfriamiento, separando el fuego de su fuente ignición y eliminando la evolución del vapor. 

La espuma se utiliza normalmente si el combustible:

  • está por debajo de su punto de ebullición en condiciones ambientales;
  • se encuentra debajo del punto de ebullición del agua
  • no reacciona con el agua
  • no rompe la espuma

Por otra parte, los sistemas de espuma de alta expansión se deben utilizar en combinación con la protección de los rociadores.

La espuma mecánica de baja expansión (o líquido generador de espuma)  tiene como finalidad la protección contra incendios. La NFPA define a la espuma como: “un agregado de burbujas llenadas con aire, proveniente de una solución acuosa, y tiene una densidad menor que cualquier líquido inflamable. Se utiliza principalmente para formar una capa flotante en líquidos inflamables y combustibles, y previene o apaga el fuego mediante la exclusión de aire y la refrigeración del combustible. También previene la re-ignición al suprimir la formación de vapores inflamables. Tiene la propiedad de adherirse a las superficies, lo cual garantiza un grado de protección contra posibles incendios adyacentes”. Es capaz de formar un consistente colchón de espuma sobre la superficie de combustibles líquidos, con una densidad menor que la del agua. Su acción principal consiste en prevenir o extinguir un incendio por sofocación y, posteriormente, provocar el enfriamiento del combustible. La espuma también previene la re-ignición por supresión de los vapores inflamables.

Este tipo de sustancia puede ser aplicada a través de sistemas con tuberías aéreas y aspersores para protección de incendios en lugares sensibles a combustibles líquidos. La aplicación de la espuma para este tipo de riesgo es en forma de spray o de niebla densa, para estos almacenamientos de combustibles líquidos, la espuma mecánica se ha demostrado eficaz para combatir este tipo de incendio.

Las características de la espuma:

Presentan baja densidad, rodean obstáculos y flotan sobre líquidos inflamados. La principal función del líquido generador de espuma es combatir incendios clasificados por categorías A y B.

Las soluciones de espuma son conductoras ,o sea , no se recomiendan para aplicar sobre fuegos eléctricos. Si se utiliza espuma pulverizada, puede ser  menos conductora que un chorro compacto. Sin embargo, por ser cohesiva y mantener materiales que permiten al agua ser conductora, la espuma pulverizada resulta más conductora que el agua pulverizada.

Los equipos o el sistema de espuma deben ser inspeccionados por personal calificado, como mínimo una vez al año, para garantizar su adecuada operación.