Inicio Sin categoría El Sistema Administrativo, sus Parte y algunas acciones para alcanzar el éxito...

El Sistema Administrativo, sus Parte y algunas acciones para alcanzar el éxito empresarial

El Sistema Administrativo, sus Parte y algunas acciones para alcanzar el éxito empresarial

Los sistemas administrativos son considerados las herramientas básicas de cualquier organización. Cuando son bien concebidos, gracias a ellos, las actividades administrativas pueden fluir normalmente.

La utilización de los sistemas administrativos parece ser la metodología más adecuada para el logro de los objetivos centrales de cualquier organización.

COMPONENTES DE LOS SISTEMAS

Las partes componentes de cualquier sistema son las siguientes:

  1. a) Insumos

Constituyen los componentes que ingresan (entradas) en el sistema dentro del cual se van transformando hasta convertirse en producto (salidas).

  1. b) Procesador

Es el componente que transforma el estado original de los insumos o entradas, en productos o salidas. Factor básico del procesador será la tecnología utilizada, dependiendo del tipo o clase de sistema. Además de la tecnología, el procesador estará constituido por normas, procedimientos, estructuras administrativas, etc. Su forma, composición y funcionamiento, estará en relación del diseño que se elabore.

  1. c) Productos

Son las salidas o la expresión material de los objetivos de los sistemas; son los fines y las metas del sistema. En la administración los productos serán los bienes, los servicios, etcétera.

  1. d) Regulador

Es el componente que gobierna todo el sistema, al igual que el cerebro en el organismo humano. En la administración el regulador estará constituido por los niveles directivos y gerenciales que establecen las “reglas del juego”, por medio de políticas que se instrumentan en planes, estrategias, tácticas, etcétera.

  1. e) Retroalimentación

Los productos de un sistema pueden constituir insumos del contexto o sistema superior. Mediante la retroalimentación los productos inciden en el sistema superior, el cual genera energía a través de los insumos que vuelven a entrar en el sistema para transformarse nuevamente en productos o salidas. Además, la retroalimentación mantiene en funcionamiento al sistema. Si bien hay una relación entre todos los componentes, en caso de que exista un desajuste o falta de relación insumo-producto, el regulador adoptará las decisiones o acciones correctivas que se pongan en práctica por medio de la retroalimentación.

Ejemplo: Para explicarlo de mejor forma seria bueno utilizar como ejemplo un sistema digestivo. es por la boca por donde entran todos los alimentos a nuestro cuerpo, en el interior más exactamente en el estómago es donde se empieza a incurrir en un proceso de transformación  pues allí la comida se descompone y se divide en las distintas propiedades las cuales ayudan a nuestro cuerpo para que pueda desarrollar sus actividades diarias. Cada vez que nuestro cuerpo tiene  la energía para desempeñar diferentes actividades podríamos decir que es como la salida de dichos elementos ya transformados. Cuando nuestro cuerpo se ve afectado por ciertas circunstancias este realiza a su vez ciertos cambios como volver nuestro metabolismo más rápido o más lento dependiendo de los factores que lo afecten, esta parte se puede considerar como un proceso de retroalimentación ya que lo que busca es que el sistema mejore a medida que lo valla necesitando.

 

Si buscas que tu negocio sea líder en el mercado, estos son los cambios que debes realizar en tu empresa.

  1. Haz que las cosas pasen: Recuerda que no vale estrategia sin resultados, así que rodéate de líderes, de un equipo que se apasione del proyecto, lo haga propio y busque hacerlo crecer.
  2. No dejes de innovar: Aunque tu negocio ya esté consolidado, no sólo te centres en las herramientas de control, también en aquellas que permitan seguir emprendiendo. Crea y promueve una cultura de innovación dentro de tu empresa en la que no sólo motives, sino celebres los cambios e invites a tu equipo a aportar iniciativas que modifiquen los procesos en tu organización.
  3. Marca la diferencia: Haz algo distinto para que la gente se vaya contigo. Si es necesario, reinventa tu modelo de negocio, porque los mercados se mueven constantemente.
  4. Alíate: Aglutina diversos talentos, rompe con el paradigma de la cultura unipersonal. Tienes que aprender a sumar capacidades, porque no puedes estar concentrado en todo ni dominar cada uno de los aspectos que implica un negocio. Sube a otros al mismo barco y entre varios naveguen con un rumbo determinado.
  5. Mejora la productividad: Es fundamental contar con canales de comunicación para aportar sugerencias y manifestar quejas; además, reconoce el trabajo bien hecho, pues el empleado que se siente valorado rinde más y aprovecha mejor el tiempo.
  6. Capacítate: Inscríbete a algún curso o taller enfocado a fortalecer la cultura empresarial con temas de mercadotecnia, imagen corporativa, aspectos jurídicos y recursos humanos, así como temas administrativos, fiscales y financieros, etc.
  7. Adminístrate: Separa tus finanzas personales de las de la compañía. Establece un sueldo mensual razonable y suficiente para cubrir tus necesidades básicas, y concientízate de que las cuentas de la empresa van aparte.
  8. Organízate: Acomoda tu lugar de trabajo, pon al día datos de contactos, proveedores y empleados, y organiza tu agenda. La idea es tener a la mano y en orden toda la documentación de la empresa.

Reservá tus vacaciones

Fotografía