Inicio Seguridad Laboral Almacenamiento seguro de garrafas

Almacenamiento seguro de garrafas

En la Republica Argentina, los medios de abastecimiento de gas se realizan de dos maneras, atravez de la red de distribución de gas natural y por medio de gas licuado envasado.
El gas envasado se distribuye en garrafas o cilindros. Tanto las garrafas como los cilindros contienen gas licuado, que es un hidrocarburo que surge a partir de la destilación de petróleo y del gas natural. El gas licuado se utiliza, en mayor y menor medida, en domicilios particulares, comercios, estaciones de servicio, empresas e industrias de todo tipo.
La principal ventaja es que se almacena en estado líquido, facilitando su transporte. A una presión técnicamente baja (presión atmosférica), vuelve a la fase gaseosa para su utilización comercial e industrial.
El butano es envasado en Garrafas de 10 kg. (aunque con un 20% de gas propano aproximadamente), mientras que el propano se envasa en los Cilindros de 45 kg., y también en las Garrafas de 15 kg, especiales para Autoelevador. En todos estos envases el gas se encuentra en estado líquido por haber sido sometido a una presión, y toma forma gaseosa al ser utilizado. El gas licuado es incoloro e inodoro, aunque se le agrega un fuerte aditivo (ese olor característico e inconfundible se le agrega con un propósito específico) para que, en caso de pérdida, se note rápidamente. Y el gas licuado es inflamable con el aire, pero no es tóxico.
Por una lado, un escape de gas, especialmente aquellos que puedan poner en peligro la vida e integridad física de las personas, podrían generar un accidente del tipo incendio seguido de una explosión o deflagración violenta, intoxicación, asfixia, etc.
Es por eso que a continuación detallaremos medidas preventivas de almacenamiento seguro de este material según lo establecido en la ley 19.587/72 Dec 351/79 cap 18 Protección contra incendio. anexo VII.
La medida de prevención es la técnica de ventilación que usa las corrientes de aire externas para diluir la concentración de las pérdidas, siempre y cuando éstas sean pequeñas. Ante un escape grande de gases, siempre es menos riesgoso que ocurra al aire libre, este tipo de combustible no puede ser almacenado en depósitos interiores. Ante gases altamente sensibles para la vida humana, se requieren almacenamientos especiales.
Los tubos no pueden estar en lugares donde puedan ser llevados por delante por un verhículo industrial u de otro tipo.
También deben estar convenientemente asegurados a una pared, que lo sostenga y evite su caída, con la posible explosión por sobrepresión debido al impacto de la caída o la proyección a alta velocidad de la válvula u otro dispositivo.
Son muy útiles en estos casos el uso de canastos metálicos, que además, permiten bajarlo y subirlos del transporte en forma muy rápida y segura.
Un depósito de gases licuados a presión debe ser ventilado y no debería haber alrededor material combustible o inflamable. Si una cara del depósito da contra una edificación, que sea de bajo riesgo. La medida de prevención que usa en materia de explosiones o actividades de alto riesgo es el aislamiento o alejamiento, es decir, colocar las activiades muy riesgosas lejos de otros instalaciones.
Dichas instalaciones contarán con la adecuada dotación de sistemas de detección, sistemas de alarma y equipos e instalaciones de lucha contra incendio que permita a los operadores actuar en caso de emergencia.
A la vez el personal en su totalidad deberá estar capacitado para actuar en caso de emergencia.
Conocer los riesgos a los que está expuesto en este tipo de tareas.

Medidas preventivas en caso de la utilización en los hogares.

Controlar la instalación (incluido el regulador, la puntera de goma y la manguera) antes de conectar el envase.
• Antes de girar el volante de la válvula de la garrafa o cilindro, verificar que estén cerradas las llaves de maniobra de los artefactos y que no haya fuegos abiertos.
• Ubicar, almacenar o instalar garrafas en lugares permanentemente ventilados.
• La óptima calidad de la combustión se verá reflejada a través de una llama azulada.
• Colocar los envases sólo en posición vertical.
• En cuanto a la acumulación de las garrafas es preferible tenerlas fuera de la casa, en un gabinete exterior con conexión rígida al interior del hogar a través de una cañería rígida que evite la pérdida de gas.
• Una garrafa ubicada detrás del horno dura dos o tres meses y debe ser cambiada, porque de lo contrario existe la posibilidad de una fuga de gas.
• No aceptar envases en los cuales el precinto de seguridad haya sido violado.
Todas estas medidas preventivas nos permite realizar una correcta utilización de este servicio.
Para que una tarea laboral, sea realizada de una manera segura, es necesario, la implementación de capacitaciones a los trabajadores, para que adquieran conocimiento, con respecto a los riesgos latentes. Promover la participación de todas las personas que forman parte de la empresa, y por supuesto el control por parte del organismo de control correspondiente.

Reservá tus vacaciones

Fotografía