Inicio Sin categoría ¿Qué son las leyes y para qué sirven?

¿Qué son las leyes y para qué sirven?

Una ley es una regla o norma. Se trata de un factor constante e invariable de las cosas, que nace de una causa primera. Las leyes son, por otra parte, las relaciones existentes entre los elementos que intervienen en un fenómeno.

Las leyes  las hacemos los seres humanos, con acuerdo general decidimos hacer una serie de reglas para convivir en paz; nos dicen cómo debemos de vivir para no tener problemas con nuestros vecinos. Quien no respeta estas indicaciones debe someterse a las consecuencias, que pueden ser muy variadas, dependiendo de la gravedad de la falta.

Las normas jurídicas y leyes establecen los derechos y obligaciones de las personas en forma imperativa, es decir, las personas están obligadas a cumplirlas y el Estado se encarga de velar para que así sea.
Las leyes pueden ser modificadas si así resulta necesario para la sociedad, que necesita estar resguardada con leyes que regulan las problemáticas de la vida actual, ya que si no se modifican quedarían derogadas y de éste modo no pueden regular lo que la sociedad necesite en su actuar.

Las leyes son delimitadoras del libre albedrío de las personas dentro de la sociedad. Se puede decir que la ley es el control externo que existe para la conducta humana, en pocas palabras, las normas que rigen nuestra conducta social. Constituye una de las fuentes del Derecho, actualmente considerada como la principal, que para ser expedida, requiere de autoridad competente, es decir, el órgano legislativo.

La ley es una norma jurídica dictada por el legislador, es decir, un precepto establecido por la autoridad competente, en que se manda o prohíbe algo en consonancia con la justicia. Su incumplimiento trae aparejada una sanción.

Existen diferentes clasificaciones respecto a las leyes, todas basadas en diferentes criterios.

Sentido material: todas las normas dictadas por autoridades capacitadas y autorizadas para hacerlo, sin necesidad de ser emitidas específicamente por el poder legislativo.
Sentido formal: toda norma sancionada por el poder legislativo de acuerdo a un proceso establecido en la constitución nacional se considera de este tipo.
Declarativas: alude a aquellas que tienen como fin establecer la definición específica de conceptos e interpretaciones que serán utilizados por el juez a cargo para dictaminar un fallo.
Prohibitivas: hacen referencia a toda norma que restrinja una conducta humana considerada inapropiada, es decir, las que vetan. 
Permisivas: sugieren la conformidad del estado con algunas conductas específicas que el individuo lleva a cabo.
Constitucionales: estas son el conglomerado de leyes enumeradas en el marco de la constitución nacional de cada país, que establecen principios específicos según los cuales debe manejarse la legislación. Son conocidas como fundamentales ya que son las de mayor jerarquía dentro del sistema. 
Orgánicas: en este caso, las leyes involucradas dentro de esta clasificación, tendrán por finalidad el establecimiento de la conformación, y la determinación de la función de las instituciones estatales.
Ordinarias: es la clasificación más general, ya que alude a toda ley derivada de la constitución, que tiene un orden de jerarquía menor y que es proclamada por la entidad estatal correspondiente.
Civiles: son aquellos estatutos que involucran los derechos patrimoniales y de la personalidad, tales como contratos, sucesiones, capacidades; y las relaciones jurídico-familiares.

Penales: este concepto refiere a un conjunto de normas que adjudican responsabilidades a los sujetos, sancionan infracciones y determinan penas.
Comerciales: estas leyes tienen como propósito regular todo tipo de relación existente entre el acto de comercio en sí mismo y quien ejerce el acto, es decir, los denominados comerciantes.
Nacionales: este tipo de leyes tienen por característica principal ser únicamente validas dentro del territorio nacional en el cual han sido sancionadas.
Provinciales: estas son promulgadas por organismos específicos de cada provincia por lo que solo deberán ser cumplidas y tenidas en cuenta dentro de ella.
Estrictas: también conocidas como rígidas, son aquellas normas específicas y determinantes que no pueden ser evaluadas según cada caso en particular.
Flexibles: en oposición a las rígidas, estas dejan lugar a que el juez pueda tomar en cuenta las particularidades correspondientes a cada situación.

En definitiva la ley es el conjunto de reglas a las que se deben someter todos los habitantes de un país y sirven para evitar conflictos y vivir en armonía, se suele entender que sirven para ordenar la convivencia social con el menor coste posible. Por ello, al juzgarlas se introducen inevitablemente criterios de valor, a veces basados en inciertas pero respetables creencias metafísicas, sobre qué tipos de orden y convivencia social son deseables. Aun así, parece obligado valorar una ley, ante todo, por su capacidad para resolver el problema social al que ha pretendido dar respuesta.

 

Vicente Lopéz, T.M

Camila Salúm,

Recursos Humanos 2°año

Reservá tus vacaciones

Fotografía