Inicio Turismo y Hotelería El deber en la vida cotidiana

El deber en la vida cotidiana

Immanuel KANT define el deber como, la necesidad de una acción por respeto a la ley. Todo deber tiene una inclinación, porque cuando se lleva a cabo una acción, se piensa que con ella podemos obtener un bien relacionado con nuestra felicidad.

Kant dice, que las acciones que se llevan a cabo, sin esperar nada a cambio, se definen como buena voluntad, y es buena solo por el querer, es decir, es buena en si misma, porque no quiere alcanzar ningún fin.

Las acciones hechas por deber, se hacen porque la consciencia moral nos dicta que deben ser hechas, de no ser así, se podrían sufrir consecuencias, es por eso que las acciones están determinadas por la razón y por las inclinaciones (amor, odio, simpatía, placer, orgullo)

Kant clasifica las acciones por deber en tres tipos, en primer lugar, las acciones contrarias al deber, aquellas que infringen la ley, como robar o asesinar, en segundo lugar, las acciones conformes al deber, son aquellas que se ajustan a la ley, pero lo hacen para evitar las consecuencias, y en tercer lugar, las acciones por deber o por respeto al deber, que son aquellas en las cuelas se cumple la ley por el deber de cumplirla, por puro respeto a la ley.

Todo este análisis que realiza Kant, es visto en la vida cotidiana de todas las personas, solo que cuando se realizan las acciones, uno no se pone a analizar que tipo de acción está llevando a cabo, los mismo se ve aplicado en las diferentes profesiones.

Desde la profesión e hotelería, se pueden presentar diversas situaciones que desencadenan todos los tipos de acciones, por ejemplo: en acciones contrarias al deber, en Brasil, Camboriu, (en este país están prohibidos los juegos de azar), en un hotel de esta ciudad, los empleados les repartían a los huéspedes fichas para jugar a la ruleta luego de la cena, sabiendo de la existencia de la ley. En acciones conformes al deber, en los hoteles que alojan egresados, no se les permite ingresar alcohol dentro del establecimiento, aunque algunos de los egresados tengan la mayoría de edad, lo hacen para evitar consecuencias. Y en acciones por deber o por respeto al deber, en muchos lugares donde cuidan el consumo del agua, los hoteles piden a sus huéspedes si pueden utilizar cuidadosamente las toallas, o se avisa que las sabanas no se cambiaran todos los días, es un deber para cuidar el agua entre toda la sociedad.

Reservá tus vacaciones

Fotografía