Inicio Seguridad Laboral Síndrome del arnés

Síndrome del arnés

Como ya sabemos, el riesgo más común de un trabajo en altura es el riesgo de caída a distinto nivel, para esto se exige el uso de arnés para salvaguardar la vida del trabajador. Sin embargo, el uso de arnés también presenta un riesgo el cual no es tan conocido, pero puede llevar a causar consecuencias letales denominado el síndrome del arnés o síndrome de suspensión inerte este riesgo es un gran desconocido entre los trabajadores de altura y uno de los que se debería tener en cuenta durante el uso del arnés. Los trabajadores saben que su uso prolongado les puede llegar a ocasionar molestias por la presión de las correas del mismo, sobre los puntos de contacto, para aliviar estas molestias se deben mover las piernas y cambiar de posición durante un tiempo, cuando se utiliza un arnés el trabajador se puede quedar suspendido de él a causa de un accidente quedando así inmovilizado, esto implica un riesgo para la persona suspendida el cual debe ser neutralizado lo antes posible ya que podría perder la vida debido a que el arnés hace presión en las piernas imposibilitando la circulación de la sangre esto puede llevar a que pase menos sangre al corazón y por lo tanto una reducción del flujo sanguíneo a otros órganos.
Aunque no es tan común que este riesgo suceda, hay que tenerlo en cuenta por esta razón a continuación explicare que es este síndrome, como ocurre, síntomas prevención y tratamiento.

¿QUÉ ES?

El síndrome del arnés es una patología que requiere la combinación de dos factores para su aparición: inmovilidad y suspensión. El factor de inmovilidad puede darse tanto en personas que quedan inconscientes por daños durante un accidente como en personas que lleguen al agotamiento o por consecuencia de una caída con deficiente elección del EPP. La razón de este síndrome hay que buscarla en la mecánica de funcionamiento de nuestro sistema sanguíneo. Cuando se está inconsciente o la posibilidad de moverse no existe es cuando el sistema venoso de las extremidades, especialmente las inferiores, puede almacenar grandes cantidades de sangre y, por tanto, queda poca sangre circulando.
¿QUÉ OCURRE?
Estando en situación de suspensión e inmovilidad se provoca una acumulación de sangre en las piernas por un fallo en el retorno venoso (se calcula que puede llegar incluso a un 60%, por la reducción de los mecanismos compensadores, dependiendo de la anilla pectoral o dorsal utilizada del arnés anticaídas), la cual implica que hay menos sangre para que el corazón pueda mantener correctamente la oxigenación de los órganos vitales. Rápidamente se puede perder la consciencia y si el síndrome avanza produciría una hipotensión arterial con reducción del gasto cardiaco y consecuentemente reducción del flujo sanguíneo a otros órganos.
Debemos tener en cuenta que la rapidez con la que una persona puede presentar los síntomas del síndrome del arnés depende de sus condiciones físicas, pero estos síntomas pueden aparecer a partir de los 4-6 minutos de estar suspendidos y no suele ser posterior a 30 minutos. La posibilidad de sobrevivir cuando la suspensión se prolonga más de dos horas es pequeña.

SINTOMAS
Los síntomas que presenta, son entumecimiento de pies y piernas, parestesia, náuseas, taquicardia, dolor intenso, sensación de asfixia, contracciones incontrolables, hipotensión y disminución del nivel de conciencia, no hay síntomas previos evidentes que nos hagan pensar en daños peores. Lo más evidente es que, una vez que han hecho su aparición los primeros síntomas, la víctima no puede reaccionar y en pocos segundos los síntomas se agravan. La muerte del accidentado parece ser inevitable si no es descolgado rápidamente.
PREVENCION
Lo primero son las acciones genéricas destinadas a divulgar su gravedad, para concienciar y evitar que alguien pueda padecerlo. Mentalizando a los trabajadores de altura, destacando que la posibilidad de muerte puede darse en menos de 10 minutos. Los trabajadores que realicen su labor en altura utilizando arnés deben recibir entrenamiento y formación específica en técnicas de rescate para realizar trabajos de este tipo.
Hay varias premisas a considerar en cuanto a la prevención:
Elegir el arnés integral anticaídas adecuado a nuestra talla y llevarlo bien ajustado, evitando utilizar un arnés de un solo punto de anclaje dorsal sin disponer de otros medios de prevención.
Mover las piernas y mantener las rodillas dobladas.
Disponer preparados los medios necesarios para efectuar una posible operación de rescate de una persona suspendida en altura.

Evitar rescatar a las víctimas en posición vertical

Cuando se produzca un accidente, se debe dar prioridad al rescate y no se debe perder tiempo en estabilizar a la víctima.

HYPERLINK “http://www.granvertical.com/2016/01/24/planificacion-y-preinstalacion-de-sistemas-de-rescate/” \t “_blank” El trabajo con el empleo de cuerdas y sus técnicas debe ser planificado, para que en caso de emergencia la víctima pueda ser rescatada inmediatamente.
TRATAMIENTO

Además de realizar un rescate lo más rápido posible, lo único que podemos hacer es poner a la persona en una posición que favorezca el poder recuperar un estado más o menos normal, mientras damos aviso a los servicios de soporte vital básico para que lo trasladen rápidamente a un centro hospitalario.
Desde las primeras referencias al síndrome del arnés, se han descrito muertes en víctimas rescatadas vivas. En algunos casos el fallecimiento se producía en la primera hora después de haber sido rescatado, en otros casos varias horas más tarde y en algunos casos transcurridos varios. La muerte inmediata al rescate, podría deberse a una sobrecarga aguda cardiaca, al colocar a la víctima en posición horizontal una vez rescatada.
El retorno masivo de la sangre acumulada en las extremidades durante el tiempo de suspensión llega bruscamente al corazón, produciendo una sobrecarga que puede llevar a la muerte. Para evitar esa sobrecarga aguda del corazón sería aconsejable poner a la víctima en una posición que permita su recuperación. Esta posición puede ser agachado, en cuclillas, posición semisentada.
Si el herido está inconsciente, debemos colocarlo sobre el costado derecho en posición fetal. Esta posición se debe mantener entre 30 y 40 minutos antes de pasar a una posición horizontal.
Numerosas referencias describen fallecimientos a los pocos minutos del rescate, tras colocar a los accidentados en posición horizontal.
INCLUDEPICTURE “https://i1.wp.com/granvertical.com/wp-content/uploads/2015/08/sindrome_pls.png?resize=838%2C517” \* MERGEFORMATINET La etiopatogenia más probable de la «muerte del rescate» es la sobrecarga aguda del ventrículo derecho, por aflujo masivo de la sangre de las extremidades inferiores, cuando el accidentado es colocado bruscamente en decúbito supino.

Reservá tus vacaciones

Fotografía