16 junio, 2024

Hace unos meses leyendo el diario encontré una noticia que me llamo la atención,  salía a la luz la existencia de amianto en Metro de Madrid y de trabajadores del suburbano afectados. Son muchos quienes se preguntan la verdadera dimensión de los riesgos que supone el amianto y, sobre todo, si también puede afectar a los pasajeros. Para responder a esta y otras dudas sobre los peligros de este mineral, EFEsalud ha hablado con Alfredo Menéndez Navarro, catedrático de Historia de la Ciencia de la Universidad de Granada.

El amianto es uno de los carcinógenos ocupacionales más importantes que provoca alrededor de la mitad de las muertes por cáncer profesional, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Su capacidad de provocar fibrosis pulmonar fue establecida científicamente en 1930. Las alarmas internacionales sobre los riesgos cancerígenos del amianto saltaron a mediados de los años sesenta y una década más tarde el consenso científico era pleno.

En 1976 la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (IARC) estableció que todos los tipos de fibras de amianto podían provocar mesotelioma y carcinoma de pulmón y negó la posibilidad de definir niveles seguros de exposición.

El conflicto se ha extendido también a la compañía de metro de Buenos Aires, que ha decidido sacar de circulación varios trenes comprados a la empresa encargada del suburbano de Madrid.

Tras conocerse este hecho, la Fiscalía de la Comunidad de Madrid ha abierto una investigación penal por un posible delito contra los derechos de los trabajadores de Metro.

Metro de Madrid ya reconoció en diciembre como “enfermedad profesional” la asbestosis (un tipo de cáncer causado por la inhalación de asbesto, base del amianto) padecida por un trabajador del suburbano y, asimismo, se están estudiando los casos de otros trabajadores.

  • Formas amiantiformes: sepiolita, attapulgita, palygorskita, erionita (Turquía) y talco contaminado por amianto en la roca madre.
    El asbesto más utilizado en la industria es el crisotilo (95% de la producción), seguido de crocidolita y amosita.
    El amianto o asbestos es un término que agrupa a una serie de metasilicatos de hierro, aluminio y magnesio que se presentan en forma de haces de fibras (fibroso) Si atendemos a la etimología de las palabras nos será fácil entender por qué se extendió su uso en construcción: amianto y asbestos proceden del griego incorruptible e inextinguible respectivamente. Y es que al añadirlo a otros materiales le conferimos unas propiedades físico-químicas muy deseables, como resistencia mecánicaresistencia a la abrasiónaislamiento térmico-acústicobaja conductividad eléctrica, incombustibilidad, y resistencia a agentes químicos, además de ser un material no biodegradable. Es por ello que desde mediados del siglo XIX se extendió su uso industrial, y no solo en elementos constructivos pues se considera que se usó en más de 3000 materiales distintos. Desgraciadamente no podemos hablar siempre en pasado pues no todos los países han prohibido totalmente su comercialización o uso.Los tipos utilizados en construcción, sus características y usos comunes, son los siguientes:Amianto blancoCrisolito. Mineral del grupo de los Silicatos, subgrupo Filosilicatos. Es un hidroxi-silicato de magnesio (silicato de magnesio hidratado) . Aspecto: Fibras delgadas y curvadas, flexibles y sedosas. No resistente a los ácidos. Es el material más usado en construcción. De menor toxicidad que el resto.Amianto marrón: Variedad fibrosa: Amosita. Mineral del grupo de los Silicatos, subgrupo Inosilicatos. Es un hidroxi-silicato de hierro-magnesio de composición variable. Aspecto: fibras rectas y largas de color grisáceo o pardusco. Resistente a los ácidos. Se ha utilizado en aislamientos térmicos.

    Amianto azul: Variedad fibrosa: Mineral del grupo de los silicatos, subgrupo Inosilicatos y dentro de ellos pertenece a los anfíboles. Silicato hidratado de hierro y sodio de composición variable. Aspecto: Fibras rectas, largas y finas de color azul o azul verdoso. Muy resistente a los ácidos, por lo que se destinó a la fabricación de tubos de fibrocemento y como material ignífugo. Es el más tóxico de los tres.

    Es muy peligroso, Todos los tipos están clasificados como cancerígenos de categoría A1.

    Conclusión: Es sumamente perjudicial para la salud, y en la actualidad sigue usándose en obras de construcción y hay miles de trabajadores perjudicados por causa de este químico. Lamentablemente debo decir queuna de las peores enfermedades profesionales que siguen dañando al trabajador.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *