16 abril, 2024

RIESGOS GENERALES Y MEDIDAS PREVENTIVAS:

Cada hotel tiene sus propias políticas, reglas o normas que impulsan de acuerdo con su visión y característica del establecimiento. La seguridad y la higiene tienen como objetivo salvaguardar la vida y preservar la salud y la integridad física de los trabajadores por medio del dictado de normas encaminadas tanto que les proporcionen las condiciones para el trabajo, como a capacitarlos y adiestrarlos para que se eviten, dentro de lo posible, las enfermedades y los accidentes laborales.

El análisis de los accidentes que suceden a diario demuestran algunos de los más frecuentes errores de concepto, que en general llevan a incurrir en la adopción de medidas puntuales o en la omisión de otras que, posteriormente, devienen en accidentes o aparición de enfermedades profesionales. Una correcta aplicación de normas de seguridad e higiene deberá contemplar medidas de aplicación específicas para la actividad hotelera de acuerdo con el tamaño y cantidad de empleados del establecimiento.

Los riesgos constituyen una familia numerosa y algunos se dan con mayor frecuencia que otros. Algunos son fáciles de detectar, otros no tanto. Siempre aparece alguno nuevo, de modo tal que la actualización es permanente y es conveniente adoptar una metodología de trabajo para asegurarnos que estén contemplados la mayor cantidad posible. Existen riesgos generales y específicos de la actividad hotelera, sin desestimar otros riesgos que le son ajenos a la actividad pero que inciden de una manera u otra en la especialidad, y sobre los cuales hay que estar atento. Por ejemplo, cuando se realizan reparaciones, ampliaciones, modificaciones, o en el caso de empresas o personal autónomo, que realizan servicios tercerizados por cuenta nuestra, dentro del establecimiento, agregan riesgos propios de esas actividades circunstanciales o permanentes y es preciso contemplarlos y considerarlos.

Antiguamente se tomaban los accidentes como inevitables obras del destino, se aceptaban con resignación y se trataba de reparar sus daños. Hoy la técnica ha llevado a buscar las soluciones para adelantarnos al hecho traumático, introduciendo el concepto de «Prevención». El paradigma actual es lograr que la «Prevención», que antes era un complemento de la tarea, se incorpore íntimamente a ella y dé como resultado una tarea segura.

Para el análisis y la evaluación de riesgos laborales existen diferentes métodos, la mayoría se utilizan para la prevención de los riesgos tecnológicos y los menos para el análisis de los riesgos laborales. El método que utiliza la “International Loss Control Institute” analiza simultáneamente la seguridad, la calidad, el medio ambiente y la eficiencia de las tareas. Este lo divide en 9 tareas operacionales;

  1. Formación de un grupo de trabajo.
  2. Relevamiento completo por áreas.
  3. Elaboración de listados de las operaciones y tareas.
  4. Utilizar un cuestionario estándar pre-armado.
  5. Identificar los peligros en cada área y operaciones asociadas.
  6. Valoración y definición de las medidas correctivas o preventivas necesarias para su control en cada área y también en las operaciones.
  7. Confrontar la relación de los puestos de trabajo existentes a los que se les deben asociar las áreas donde se realizan las funciones y las operaciones que ejecutan.
  8. Asignación de los peligros y riesgos a cada puesto de trabajo.
  9. Recopilación de resultados en un formato similar, estandarizado en forma de matriz.

 

Con esto se pretende minimizar en lo posible los riesgos y para ello de acuerdo a la política del hotel se siguen ciertas reglas que se deben llevar a cabo con mucha seriedad y responsabilidad para un cuidado físico de las instalaciones, protección y control de la propiedad.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *