19 abril, 2024

Respecto al artículo publicado en el diario digital BBC referido a la productividad laboral dentro de la oficina, podemos observar factores que se asimilan con algunas costumbres laborales argentinas.

Por ejemplo, es común que cuando una alguien comienza su jornada de trabajo, sobre todo un día lunes, lo primero que hace es tomarse un tiempo para ponerse al día chequeando mails y llamadas perdidas, se prepara un café, y luego organiza su rutina laboral. Esto indica que mayormente el momento más productivo del empleado en su puesto de trabajo sea durante la mañana, porque sin dudas está más relajado.

Luego comienzan a interferir otros factores que distraen la concentración; como el almuerzo, problemas del área a resolver que surjan en el momento, o una reunión de emergencia que no estaba planificada, entre otros.
Si bien el día lunes debería ser el más productivo de la semana, en nuestro caso se acostumbra que sea el día que más nos cuesta arrancar. Sobre todo después de un fin de semana largo, y ni hablar si nos tomamos unas mini vacaciones para aprovechar esos días libres.
En mi opinión personal, los días con más énfasis en lo laboral suelen ser los martes, miércoles y jueves. Los viernes caemos en la ansiedad de desear terminar el día, cuando apenas comienza… para irnos a casa. Esto puede deberse a la falta de motivación, o al exceso de horas trabajadas, que se manifiesta en desgano, y es más notorio el último día.

El empleado feliz ya viene motivado

Según un informe realizado por Carmen Moran Breña:

“La empresa no puede estimular a sus empleados, pero sí debe crear un entorno que encauce su talento – Un mal ambiente puede llevar al ausentismo emocional.-
La felicidad en el trabajo es un concepto que pertenece todavía más al territorio de la filosofía que al de la práctica empresarial. Pero se abre camino, dicen los que saben de esto, porque nadie atrapará talentos si no proporciona un buen entorno laboral; o perderá a los que tenga. Y la productividad se irá por el desagüe.
Así que el lema sería algo así: Sean productivos: proporcionen felicidad a sus empleados”.

En mi opinión, este es un fenómeno que lastimosamente ocurre en pocas empresas, ya que en su mayoría las personas que encabezan una organización, ya se jefe, encargado o supervisor, olvidan que deben estimular a sus empleados. Pero no dejo de pensar que lo ideal sería que exista una relación humana con espacio para interactuar y compartir ideas con los pares, o los superiores, para crecer en conjunto.

Síntomas de exceso laboral

Por otro lado, un artículo publicado por Carlos Santana nos habla sobre el exceso de trabajo y los riesgos en la salud y disminución de la productividad.

“Las señales que indican que usted esta excediéndose en el tiempo que dedica a su trabajo incluyen aplazar sus horarios normales para alimentación e hidratación o incluso cancelarlos por atender otros pendientes. Esto afecta directamente la productividad y la creatividad al reducir o dejar de ingerir los alimentos suficientes para el bienestar de nuestro cuerpo. Llevar el trabajo a la casa cada noche o tomar los fines de semana como extensión de tiempo para realizar labores de la oficina son otro síntoma de exceso laboral que puede afectar nuestra salud”.

Esto puede provocar terribles consecuencias en las personas, desde depresión, abuso de sustancias, pérdida de memoria, problemas para dormir, dolor de espalda, problemas gástricos, etc. Aunque a veces es inevitable aguantar estas situaciones, por necesidad, o por lo que fuera, existen modos para evitar que estos temas trasciendan a fondo en nuestra salud física y mental.

Algunos tips que pueden ayudar:

  • Llevar una dieta saludable: tomar líquidos y frutas en los momentos de ansiedad.
  • Mantenerse activo: realizar alguna actividad fuera de la organización es buena opción, en la hora de almuerzo se podría hacer unos minutos de yoga, pilates, leer un libro, escuchar música, etc.
  • Desahogarse con alguien: en momentos de frustración es bueno sacar todo lo que hay dentro para liberarse, no acumular
  • Cuidar las articulaciones: estar mucho tiempo quieto no es bueno, cambiar de posición, pararse cada tanto, no mantener la mirada fija en un solo lugar por tanto tiempo.
  • Estirar el cuerpo: si es un trabajo que requiere estar mucho tiempo sentado, enlongar desde la silla, estirar los brazos, la nuca, respirar profundo, y mover las manos.
  • Tomar descansos: importante siempre parar unos minutos, de esa manera se puede mantener la concentración por mas tiempo y evitamos entrar en cualquier tipo de excesos.
  • Salir a caminar: salir a dar unos pasos, tomar aire y relajar.

Empleado bien pago = empleado fiel

La remuneración es otro factor importante que influye en la motivación del empleado, de acuerdo a las horas que trabaja y las tareas que realiza la organización debe ser justa en ámbitos de pago de haberes.
Existen empresas donde se delegan las tareas a distintas áreas que no corresponden al sector, pero que por ser órdenes de arriba presuponen la obligación de ser cumplidas. Esto demuestra la falta de unidad de dirección y unidad de mando, que suele repetirse sobre todo en las empresas PYMES, donde en muchas ocasiones la ley no es cumplida al pie de la letra. Pero en los casos donde la organización cumpla con el empleado el resultado puede contener innumerables ventajas para la compañía.

Un empleado feliz es el secreto para el éxito empresarial.

FUENTES:

http://www.bbc.com/capital/story/20180102-is-this-the-best-time-for-productivity

https://elpais.com/diario/2010/04/16/sociedad/1271368801_850215.html

blog.acsendo.com/exceso-de-trabajo-riesgos-en-la-salud-y-disminucion-de-la-productividad/

https://www.cuantarazon.com/955620/lunes-en-el-trabajo

http://www.estrategiaynegocios.net/empresasymanagement/management/989353-330/por-favor-expl%C3%B3tame-la-trampa-en-la-que-los-trabajadores-caen-cada

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *