19 abril, 2024

Mientras estás acostado en la arena tomando sol y disfrutando del sonido de las olas, tomás un puñado de arena, lo soltás y ésta se transforma a color rosado. De pronto levantas la mirada y te das cuenta que estás rodeado de arena muy distinta a otras playas. Pero eso no es todo: negra, verde, purpura y hasta rojiza están en las opciones también.

¿Y cómo sucede esto? es lo que la mayoría se pregunta al visitar o ver fotos de alguna de estas playas.

Las playas son ecosistemas únicos y vivos. En general, el color de la arena depende del lugar geográfico donde esté ubicada, de los minerales locales que la rodeen e incluso de seres vivos dentro del océano.

Rosada.

Palmeras, sol, agua cristalina y ¿arena rosa? Si, en las Bahamas, isla Harbour, la arena está teñida de un peculiar color rosa. Estas sólo se pueden producir en zonas cercanas a grandes formaciones de arrecifes de coral que contienen un pequeño organismo que tiene un esqueleto de color rojo.
Cuando mueren, estos esqueletos caen al fondo del océano, se erosionan y el oceano las arrastra a la orilla, donde se mezclan con la arena.

 

Rojiza

Hay muy pocas playas de color rojizo en el mundo. Hawai, Kaihalulu Beach es el destino para verla. Su color se debe a la erosión de las montañas que la rodean, las cuales son ricas en hierro.

 

 

Negra

 

Si, arena negra! Estas se pueden encontrar en zonas volcánicas como en las Islas Canarias, Islandia o Filipinas entre otras. El sedimento procede de la lava volcánica, que es triturada por el mar y depositada en las playas.

Verde

Verde?? Obvio!! Dos de los lugares más importantes donde podemos encontrar arenas verdes a lo largo de las costas del mundo, son las islas de Hawaii y las Islas Galapagos. La arena verde está compuesta principalmente de cristales de olivino procedente de la roca volcánica de la zona.

Purpura

La playa de Pfeiffer, en California. No se aprecia en toda la arena ni en todo momento. Se observan vetas color púrpura especialmente a la luz del atardecer. Pero por muy mágica que sea la mezcla de colores, la explicación se la debemos al manganeso.

Ahora que sabes que existe arena de colores que jamás se te haya ocurrido, basta ya de playas doradas. Si querés disfrutar de un entorno único, ¿por qué no visitar alguna de estas playas de colores?

Las playas siguen siendo únicas, por sus palmeras, por las montañas que la rodean, por el color del mar, por su naturaleza y ahora también por su arena.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *