3 marzo, 2024

Los préstamos, son operaciones, en las que una entidad financiera, por ejemplo, un banco, nos da la oportunidad de disponer de cierta cantidad de dinero a través de un contrato, en ese contrato, nosotros nos comprometemos a la devolución obligatoria de ese dinero, en un plazo de tiempo establecido y de pagar los intereses o comisiones acordadas.

El interés, es el precio que uno paga por disponer del dinero prestado, o también denominado como “Principal” y el tiempo que se determina, se denomina “plazo”.

Ahora, bien, existen diferentes tipos de préstamo que se pueden otorgar además de los famosos “Préstamos personales” e “hipotecarios”, hoy vamos a contarles de que se tratan todas las posibilidades existentes.

El primero, es el préstamo al consumo. Este tipo de préstamo, se utiliza para poder financiar bienes duraderos, como bienes inmuebles, servicios o actividades.

Los préstamos personales, se suelen utilizar para el financiamiento de necesidades específicas, de importes pequeños y en momentos determinados. En este caso, se utilizarán para el costeo de bienes intangibles o perecederos, como ser viajes o eventos.

También existen los préstamos de estudio, los mismos suelen estar dirigidos a estudiantes para que puedan financiar estudios de postgrado, matrículas universitarias o intercambios de estudio en el extranjero. Estas suelen utilizarse en países donde no existe la posibilidad de acceder a la educación pública y los intereses suelen ser menores a los de un préstamo personal.

Por ultimo nos encontramos con los préstamos hipotecarios, estos se caracterizan por ofrecer una “garantía real” como garantía de pago, o sea, la hipoteca de un bien inmueble. En estos casos, se condiciona al cliente a que, en caso de no devolver el préstamo, la entidad financiera pasará a ser propietaria de la vivienda.

El conclusión, hoy, el mercado ofrece una gran variedad de posibilidades para la financiación de nuestros deseos y necesidades, y será útil, siempre que exista un compromiso de ambas partes, tanto del prestamista como del prestatario.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *