21 febrero, 2024

En el 2016, los trabajadores en unidades productivas alcanzaron un promedio de 9.161.188, 0,2% menos que en el año 2015.

El índice de incidencia de AT y EP fue 41,9 siniestros cada mil trabajadores cubiertos, un 7,6% menor que el registrado en el año anterior.

La cantidad de trabajadores fallecidos por accidentes de trabajo y enfermedades profesionales (AT y EP) disminuyó un 13%, determinando una caída del índice de incidencia de fallecidos del orden del 12,9% respecto del 2015:42,2 casos mortales en ocasión de trabajo cada millón de trabajadores cubiertos.

La incidencia de la accidentabilidad in itinere se mantiene al mismo nivel que el año anterior: 14,5 accidentes de trayecto cada mil trabajadores cubiertos.

Evolución de los índices de incidencia global, AT y EP e in itinere.Unidades productivas. Período 1997- 2016

 

La accidentabilidad laboral según sector de actividad económica muestra un descenso generalizado: excepto en el sector “Electricidad, gas y agua” que incrementa su incidencia en un 0,6%, el resto de las actividades, disminuyen su siniestralidad laboral entre un 5% y un 18% respecto del periodo anterior.

La “Construcción” (95,6 AT y EP cada mil trabajadores cubiertos) sigue siendo la actividad más riesgosa, a pesar de disminuir su nivel de accidentabilidad en un 10% respecto del año anterior.

 

 

Desde el momento de creación de las ART y de los trabajos de los departamentos de seguridad e higiene en el ámbito laboral, efectuaron una reducción notable de siniestralidad aunque en algunos rubros no se note, creo que con el tiempo las tasa bajaran al respecto por un tema de capacitación y aplicación de las normas con un mayor control.

Debemos tener en cuenta que para reducir las tasas de accidentalidad el aporte de los médicos y las estadísticas son importantes para el normal funcionamiento del departamento de seguridad e higiene, ya que podemos trabajar al respecto a casos concretos y también sobre problemas que se nos puede presentar a futuro realizando un buen estudio de campo, ya que no solo para reducir los accidentes debemos controlar: Las herramientas, caídas de objetos, maquinarias, posturas, trabajo inseguro y condición insegura, etc., sino que además debemos tener en cuenta los aspectos psicológicos, controles periódicos de ruidos, contaminación de todo tipo y todas aquellas cosas que hacen insoportable la vida cotidiana al trabajador en su puesto de trabajo, produciendo una mala predisposición para el mismo, entre otras cosas.