12 junio, 2024

En la República del Perú, mas exactamente en la región de Cuzco, se encuentran numerosos elementos considerados como Patrimonio de la humanidad ya que es muy rico en historia, arqueología, geografía, gastronomía y tradición. En distrito de Quehue, provincia de Canas en Cuzco existe un puente colgante el Q éswachaka, situado en los andes meridionales del Perú a 3700 metros de altura sobre el nivel del mar y 28 metros de largo une las dos laderas el río Apurimac sobre un cañón de 110 metros de altura. Fue nombrado Patrimonio inmaterial y cultural por la UNESCO debido a que representa la historia y tradición incaica la cual se mantiene vigente desde hace mas de 600 años. Su renovación a cargo de cuatro comunidades se realiza todos los años durante el mes de junio, es un ejemplo vivo de continuidad y tradición cultural existentes desde los tiempos prehispánicos. Esta practica tradicional forma parte de la población Quehue y representa su vinculo con la historia y la naturaleza. Se reúnen alrededor de mil personas para su construcción  y renovación y participa toda la familia y así se  trasmite de generación en generación durante cientos de años. Esta construido de material vegetal cöya el cual se lo recolecta y se lo deja secar todo un día al sol, esto se hace el primer día del rito, generalmente el primer domingo de junio y se trenza pequeñas soguillas llamadas queshuas y lo hacen las mujeres bajo la supervision  de chakaruwak o un especialista. El segundo día desarman el viejo puente y se dedican a colocar las sogas para la estructura del nuevo. El tercer día se terminan los pasa manos y el piso del puente por donde se caminara y el cuarto día se festeja con danzas y rituales. Este ritual es una manera de pedir autorización a ¨Apus¨los dioses y a la madre tierra ¨Pacha Mama¨y se entrega una serie de ofrendas y se les solicita permiso antes de realizar cualquier acción sobre la tierra. Dentro de las religiosidades andinas la tierra y las montañas son ancestralmente consideradas primordiales. La renovación del Q¨eswachaka es una oportunidad para que las cuatro comunidades de Quehue fortalezcan sus vínculos sociales y su identidad. Esta magnifica obra de ingeniería incaica se conserva gracias a las comunidades campesinas quechuas que habitan en su entorno y que mantienen vigentes los saberes, las practicas y rituales relacionados a su renovación.

Hoy en día el puente Q¨eswachaka no se usa como vía de tránsito ya que existe otro puente, pero su renovación y tradición sigue vigente. Un antropólogo encargado de elaborar el informe para la UNESCO  resalto que nunca ha habido un accidente en la construcción de este puente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *