24 mayo, 2024

La educación en la sociología tiene una significación en que se en 2 partes, la primera es la que se educa indivisible. Esta persona tiene una cognitiva, emocional y espiritual, y de un componente social que lo complementa. Somos humanos que nos relacionamos con otros, así como en la educación, en la comunidad y sociedad general.

Se desarrolla para ello una educación con un referente carácter mercadamente internalista, parcial, esto empobrece a la educación. Así también demanda al aporte interdiciplinado, particularmente el de la sociología. No será para esto posible entender la problemática de la educación sin sustento de lo sociológico.

La formación docentes primarios secundarios y facultades de educación, la sociología como educación este ausente. Esto implica que los docentes de los tres niveles tengan una mirada amplia que pueda comprender los fenómenos macro, meso y micro sociales, vinculados con la educación. Imposibilitando así al docente al empobrecimiento de la psicológica, pedagógica, y la disciplina que enseña.

Xabier Gorostiaga S.J su visión y mirada de la problematizara la educación con la pregunta:

¿Qué educación, para qué desarrollo? Cuando la educación del país pierde de vista para qué modelo de sociedad se está formando, esto ciega a la realidad social, con mirada miope, incapaz de dar sentido y significado a la educación que debe actuar como eje dinamizador del modelo de sociedad a construir.

Cuando el centro educativo se convierte en mero receptor de preceptos de normas y orientaciones sin espacio, para así generar la iniciativa de innovación ni de pensamientos crítico, la educación termina perdiendo la capacidad de problematizar la realidad que cuestiona los conceptos y paradigmas habituales. Cuando el pensamiento principal es impedido pensar y actuar en libertad, discernir, razonar y argumentar las ideas así la educación termina encerrando el espíritu empobreciendo las capacidades creativas, argumentativas, y de juicio crítico, volviendo al espíritu dócil, esclavo y colonizado.

Esto de alguna forma al estado de inteligencia socaba la dignidad de funcionarios, educadores y estudiantes. La libertad del libre pensamiento crítico hace que pierda la perspectiva de una educación de libertad, que ya hace varias décadas por la Unesco fuera lanzada es que pierde vigencia hoy en día, un informe de Delors (Unesco) hace de esto principal pilar de la educación del siglo XXI:

Aprender a ser; En la educación en lo que va a lo sociológico, es negativamente ejercitando en lo pedagógico dando servicio al poder y contenidos de enseñanza viviendo alejados a la problemática que vive la sociedad, esto impide que desde la pedagogía critica, contenidos curriculares y estos métodos de enseñanza incorporen y problematicen los fenómenos de la situación en la sociedad. Esto podría aportar y significar el aprendizaje que se sitúa y significa, fuertemente a la vida cotidiana a los que educan, y a su vez formándolos en la nueva ciudadanía.

Lo que permite el ambiente educativo es enfocar y constituir, sin ir en develar las relaciones de poder y discriminación entre ambos sexos, utilizando métodos sexista y estereotipados. Esto pierde la oportunidad de que el docente y estudiante descubran y desarrollen las formas de poder y exclusión social, que se presenta en el centro educativo y sociedad, como cuestionar toda forma de poder y dominación existente.

En el punto de vista sociológico, el derecho a la educación cobra vida, al ser mirado con mayor autenticidad e integralidad, para esto la educación no queda limitada al incremento de matrícula, sino que al ser vigilada la educación que sea proporcionada sea pertinente y de calidad. Si no se logra estos 2 factores, se les será trasmuta en exclusión. Exclusión porque niños, niñas y adolecentes recibirán una educación alejada de las demandas de la sociedad, reproduciendo la pobreza, la desigualdad y segmentación social.

Enseñar valores en el centro educativo sin que en el aula se analicen y problematicen los fenómenos sociales cotidianos del entorno, será mera ingenuidad y engaño.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *