18 mayo, 2024

Jujuy apuesta a los vinos de altura

 

Una mina de Argentina se transforma en cava a 4000 metros y potenciará la movida de vinos en Jujuy. La Quebrada de Humahuaca es hoy el epicentro de los vinos más extremos

La provincia tiene 22 hectáreas de vid y cuatro bodegas con sus productos etiquetados en el mercado. Son unos 20 productores divididos en dos zonas: los Valles Templados (VT), ubicados en torno a los 1200 metros de altura en los alrededores la capital San Salvador; y los de la Quebrada de Humahuaca (Q de H), entre los 2200 y los 3200 metros.

 

La Mina es la Moya, un socavón cavado en la piedra y luego abandonado, a casi 4000 metros de altura. Con temperatura y humedad estables, es el lugar ideal para la estiba de vinos. Todo un símbolo para los vinos más altos del mundo.

Los días en la Quebrada de Humahuaca son de sol intenso. El cielo es de un azul tan perfecto que parece el fondo sobre el que un pintor dibujó esos cerros de colores mágicos. Pero en las noches la temperatura baja de manera pronunciada. Y esos ciclos diarios se repiten en las estaciones, con veranos de mucho calor e inviernos de mucho frío, con vientos y heladas. ¿Puede ese suelo ser propicio para el cultivo de la vid y el desarrollo de vinos de alta gama?

 

Puede. De hecho, lo es. Esta zona, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, es una nueva región que quiere meterse en el mapa vitivinícola argentino.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *