25 mayo, 2024

Cloroformo o también llamado triclorometano, o tricloruro de metilo, es un líquido incoloro, dulcemente perfumado, que es más conocido por su uso histórico como anestésico, aunque desde entonces ha sido abandonado debido a preocupaciones sobre su seguridad. Hoy en día, el cloroformo se usa en una variedad de procesos industriales, incluyendo la fabricación de productos químicos, refrigerantes y disolventes. Se produce mediante la reacción de cloro con etanol y si bien es relativamente estable, también es tóxico y debe ser manejado con cuidado. La exposición excesiva a cloroformo puede causar daños a largo plazo para la salud de varios órganos importantes. Su fórmula quimica CHCl3. Puede obtenerse por cloración como derivado del metano o del alcohol etilico o, más habitualmente en la industria farmacéutica, utilizando hierro y ácido sobre tetracloruro de carbono. A temperatura ambiente, es un líquido volátil, no inflamable, incoloro, de olor penetrante, dulzón y cítrico.

Es un líquido transparente e incoloro, con un olor agradable y no es inflamable. El líquido tiene un sabor dulce, pero también produce calor, sensación de ardor en la boca y en la garganta.

Debe ponerse en contacto con un médico si el cloroformo líquido le produce llagas en la piel.

El cloroformo es una sustancia volátil, es decir, que cambia fácilmente de un estado líquido a un estado de vapor a temperaturas ambientales normales.

El cloroformo fue uno de los primeros anestésicos inhalados que se utilizaron durante las cirugías, pero actualmente ya no tiene esta aplicación. Casi todo el cloroformo que se produce en Estados Unidos se utiliza para elaborar otros productos químicos, pero otra parte se vende o se comercializa a otros países. Estados Unidos también importa cloroformo.

El cloroformo entra al ambiente como resultado de las actividades en las empresas químicas y las plantas de fabricación de papel. También se encuentra en las aguas residuales.

El cloroformo puede entrar al aire directamente desde las fábricas donde se elabora o se utiliza o al evaporarse del agua y el suelo que lo contienen. A su vez puede entrar al agua y al suelo cuando se vierte agua residual tratada con cloro en esos ambientes. También puede entrar al agua y al suelo si se derrama o fuga de los contenedores donde se almacena o de los sitios de desechos donde está presente. Como el cloroformo puede entrar al medio ambiente de muchas maneras, es probable encontrarlo en pequeñas dosis en casi todas partes.

 

 

 

 

 

También tiene la particularidad de permitir «saborear colores», dado que los colores vívidos se pueden saborear gracias a una disrupción entre las neuronas sensitivas del quinto par craneal (nervio trigémino) que proporciona el sentido del gusto al tercio posterior de la lengua, con su núcleo iridioconstrictor y con el segundo par craneal (nervio óptico) que genera la extraña sensación de saborear colores, ya que ambos nervios poseen los mismos núcleos cerebrales y son estimulados enérgicamente al entrar el cloroformo en contacto con ellos.

Otras aplicaciones del cloroformo radican en su utilidad para la extracción y purificación de la penicilina y otros antibióticos. También para la purificación de diversos alcaloides, como disolvente de extracción de vitaminas y sabores.

Se absorbe bien tanto por vía inhalatoria como por vía oral y dérmica.

El cloroformo es un agente altamente irritante en estado líquido, produce efectos irritantes en nariz, garganta, ojos y piel.

En estudios de exposición a cloroformo por vía inhalatoria a corto plazo en animales de experimentación se han descrito depresión del SNC, dilatación de las pupilas de los ojos (midriasis), reducción a la reacción a la luz, y reducción de la presión intraocular.

El cloroformo presenta una toxicidad de leve a moderada. La exposición crónica (a largo plazo) tiene efectos sobre el hígado (incluyendo hepatitis e ictericia), sobre el sistema nervioso central (como la depresión y la irritabilidad), y sobre los riñones.

Se ha probado la toxicidad del cloroformo durante el desarrollo de ratones y ratas mediante su administración por sonda nasogástrica y mediante inhalación. En varios estudios se ha observado la toxicidad fetal (acaudía, ano sin perforar, fisura palatina, costillas onduladas), retraso del crecimiento, concurrente con la evidencia de la toxicidad materna. En otro estudio se observaron efectos sobre la reproducción.

 

En estudios realizados por administración oral y en un estudio con exposición por inhalación en ratones, se produjeron tumores de túbulos renales y, en otros estudios, tumores hepatocelulares y de tiroides siguiendo a un patrón dependiente de la variedad animal y del sexo. En un estudio en perros no se observó aumento de la incidencia de tumores.

También se han realizado estudios epidemiológicos de exposición profesional al cloroformo. Estos indican que a concentraciones del orden de 20 a 80 ppm los trabajadores sufren cefaleas, laxitud y molestias digestivas. A concentraciones superiores a 200 ppm se han descrito esos síntomas, junto con una mayor incidencia de hepatomegalia. También se han descrito brotes de ictericia tóxica en trabajadores expuestos a cloroformo.?

Dos estudios de cohortes relacionaron el desarrollo de cáncer con la calidad del agua potable. Uno de ellos mostró un exceso de mortalidad por cánceres de hígado y mama en asociación a la cloración del agua, mientras que el otro mostró un aumento de los riesgos para el cáncer de colon, de pulmón y melanoma de piel asociada a las concentraciones de cloroformo en el agua potable.

El cloroformo se utiliza en la industria química, para fabricar plásticos o teflón o en la síntesis orgánica. Antiguamente se usó como anestésico y como arma, empleado en la industria para la limpieza como desengrasante de metales, en química se utiliza en la separación orgánica, en la fabricación de plásticos que se utiliza en el proceso de unión, se utiliza como un precursor en la fabricación de teflón (antiadherente), Como anestésico, el cloroformo es un anestésico eficaz al inhalar su vapor. Deprime la actividad del sistema nervioso central. Fue sustituido por éter, que es menos peligroso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *