21 junio, 2024

El ditilenglicol es un compuesto que se presenta en forma líquida, es viscoso, incoloro e inodoro con un sabor dulce. Es miscible en agua, alcohol, etilenglicol y  es higroscópico. No es una sustancia corrosiva pero es combustible. Finalmente, es inmiscible con benceno, tolueno y  tetracloruro de carbono.

La obtención del dietilenglicol es como subproducto de en la producción de monoetilenglicol. Los principales productores de esta substancia son China, India y Pakistán.

Se debe de manejar con mucho cuidado este producto ya que se absorbe fácilmente por vías digestivas, respiratorias y por contacto prolongado con la piel. Por lo tanto, en caso de ingestión puede dañar al hígado hasta llegar a la muerte celular de las células del hígado y de los túbulos renales. Es por eso que una ingestión de este producto siempre es una emergencia médica.

En caso de ser ingerida puede ocasionar, nausea, vómito y dolor abdominal. Oliguria, anuria, insuficiencia renal aguda, acidosis metabólica, anormalidades neurológicas como la parálisis de nervios craneales y parálisis muscular, somnolencia, estupor y coma o en su caso, la muerte.

Existen casos de muerte por intoxicación en todo el mundo. Es por eso que se recomienda mucho cuidado al usar este producto. Se absorbe rápidamente por las vías digestivas y respiratorias y por contacto prolongado por la piel. El mecanismo de metabolización es llevado a cabo en el hígado y riñón. Una parte se metaboliza a agua y dióxido de carbono y etilenglicol

Los pasos posteriores son los mismos que los del etilenglicol, con la formación de ácido glicolico y ácido oxálico.

Por otro lado también se sostiene que el metabolismo del dietilenglicol podría ocurrir por una vía diferente, con la formación de ácido etoxihidroxi-acético (HEAA) en el hígado, que provoca la acumulación intrahepatocítica del HEAA llevando a la muerte celular de las células de hígado y de los tubulos renales. Dicho mecanismo justificaría la no aparición de cristales de oxalato en algunos casos de intoxicación y la aparición de daño renal y hepático.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *