12 junio, 2024

El  ceremonial y protocolo es algo esencial en la vida cotidiana aunque nosotros no nos demos cuenta, siempre está en todo lo que hacemos desde cuando cenamos en casa o hasta cuándo vamos a un cumpleaños o un evento familiar. A continuación voy a desarrollar como se emplea el mismo en los actos fúnebres,  en el momento uno no se da cuenta de la importancia del ceremonial y menos en un funeral pero si prestamos atención son de gran importancia para dar una buena imagen y al mismo tiempo el respeto y las condolencias que necesita la familia en ese momento de perdida.

En caso de no poder asistir al acto de despedida se aconseja mandar una corona o un ramo de flores, lo que este a tu alcance y creas que sea lo indicado, ya que es una de las mejores formas de enviar tus condolencias a la familia en ese momento. Lo más conveniente es acompañar las flores con una nota o alguna frase que se le quiera dedicar a la familia, esto siempre dependerá del vínculo que se haya tenido con el difunto.

Al llegar al fin de la misa llega el momento donde se debe dar el pésame a la familia, hay que ser breve y sencillo con el mensaje que se quiere transmitir ya que es un momento de dolor para ellos, y así mismo hay más personas que quieren hacer lo mismo por eso no hay que demorarse mucho con unas simples palabras y si crees necesario un cordial abrazo estará más que bien para el momento. En caso de no dar el pésame de manera física se recomienda enviar un mensaje o nota, ya que una llamada puede ser incómoda para la familia.

Después de dar la misa no se vaya de inmediato, si no va a concurrir al cementerio, lo mejor es esperar a que el coche fúnebre hay salido del lugar para no dar una mala imagen tanto a la familia como a la gente que está allí.

Un funeral requiere de un absoluto respeto. Por lo tanto hay que cumplir ciertas características a la hora de asistir para no quedar mal con la familia.

Lo principal es llegar puntual al entierro, porque esto muestra nuestro respeto hacia el fallecido y su familia.

Si los familiares de la persona finada pidieron expresamente nuestra asistencia al entierro, se debe hacer lo posible por no fallarles y acudir.

Si se acude a un funeral y la familia no nos conoce, hay que presentarnos con nombre y apellidos, y dejar clara cuál era nuestra relación con el fallecido.

El celular debe estar apagado y en caso de tener que hacer u recibir una llamada dejarlo en silencio y realizar la misma afuera para hablar más tranquilo y si causar molestia.

Cuando acudamos a un velatorio y si tenemos niños lo mejor sería no llevarlos ya que no es un lugar para ellos y tampoco tendrán mucho para hacer. Además podemos causar molestia en la familia si los chicos andan corriendo y jugando de acá para allá por el lugar.

Siempre hay que analizar el tiempo que vamos a estar allí, y eso va a depender del vínculo que teníamos con el fallecido. Estar un tiempo prudente, si estas más o menos tiempo eso no demuestra que tanto dolor sientes por la perdida.

Debemos permanecer adentro con la familia, no afuera fumando y hablando con el resto de la gente. No es el momento de hacer una reunión social.

Para finalizar voy a mostrar cómo son las normas de protocolo que se utilizaron en el funeral de un Ex Presidente.

Según las normas por el fallecimiento de un Ex presidente solo se realiza un duelo sin asueto y en todos los organismos públicos la bandera Argentina debe estar elevada hasta media asta.

Además se realiza el cese de todas las actividades gubernamentales y el cierre de las escuelas.

La familia decide si se va a exponer el cuerpo a cajón abierto o cerrado ya que no hay ninguna norma que regule esto. Y tampoco hay alguna que diga si el velatorio de un Ex Presidente debe realizarse en la Casa de Gobierno o en el Congreso de la Nación.

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *