13 julio, 2024

La ética empresarial es una rama dentro de la ética que se encarga especial y excluyentemente de las cuestiones de índole moral que surgen o se plantean a instancias del mundo de los negocios y de las empresas.
A saber, la ética es una serie de normas morales que tienen la función de regular las relaciones o las conductas de los hombres en un contexto o ámbito determinado.
Cabe destacar que la ética es justamente aquella parte de la filosofía que justamente se ocupa de la moralidad de los actos de los seres humanos, y que por tanto de acuerdo a un patrón moral establecido y convenido, nos permite determinar los actos como buenos o como malos.

La importancia de la cultura ética empresarial
La cultura empresarial parte del hecho de la experiencia en común en un intento de resolver los problemas de integración inherentes a cualquier organización sea esta privada o pública. Al mismo tiempo la cultura empresarial también sirve para, en un mercado dominado por la lucha por la supervivencia, poder pervivir como organización empresarial.
Al mismo tiempo toda empresa nace y se desarrolla en un determinado sistema de valores que es propiciado socialmente. En la actualidad la opinión pública exige que las empresas cumplan, para su normal desarrollo, un determinado código ético.
Para los miembros de cualquier organización, la cultura ética es clave para fomentar el compromiso, el trabajo en equipo y el respeto profesional.
Los tiempos modernos exigen a las empresas renovación constante para estar alineados a las nuevas demandas del mercado y a las necesidades de clientes y trabajadores. Uno de los valores más altos que debe permanecer y acompañar a la empresa a través del tiempo es la cultura ética, que debe estar en sintonía con la sociedad, los usuarios y sus trabajadores.
La cultura ética empresarial es un sistema de principios y normas que apuntan a buscar un equilibrio justo entre todas las partes que forman una organización. Estos valores suponen el respeto de los derechos a través de un código de ética que sirve para fomentar el buen ambiente laboral y combatir la corrupción, el maltrato y la difamación.
Las empresas que no tienen una cultura ética suelen fracasar, decepcionando tanto a clientes como a trabajadores. Hay diferentes enfoques que pueden tomarse en las organizaciones para demostrar una óptima cultura ética y responsabilidad social, como la intolerancia a la discriminación; el fomento del cuidado del medioambiente; y una política de tolerancia y respeto entre los profesionales.
Para lograr una cultura ética empresarial satisfactoria las autoridades de cada organización deben definir estrategias y códigos para fomentarla.
Considerando que las empresas son una micro muestra de la sociedad, la ética empresarial debe construirse a partir de valores éticos fundamentales, que fomenten la reputación e imagen organizacional, pero también la convivencia pacífica y productiva.
No hay empresa que sobreviva sin una cultura ética sólida. Esta es clave no solo para el funcionamiento interno de la organización, sino también para ser un rasgo distintivo de la identidad empresarial, que puede marcar una diferencia sustancial con la competencia.
A lo largo del tiempo las empresas han evolucionado ajustándose a las nuevas exigencias de los mercados y cada vez más queda de manifiesto que la sociedad actual castiga a quienes actúan fuera del marco de la legalidad, la honorabilidad y la corrupción. A estas alturas debe haber quedado claro que la ética no es un añadido para el éxito de una empresa sino que más bien es un elemento estructural e indispensable para el ella; es más bien un puente hacia el futuro de la empresa, vivida como una cultura donde todos sus miembros encuentran un sentido a sus vida; entre el hombre y la empresa está el reto en las nuevas organizaciones.
Es posible afirmar que la conducta ética no se reduce a una cuestión de formas, estilos o tecnologías, no se trata de ejercer una opción sino de una conducta de vida; por tanto nadie puede hacer gala de dos éticas diferentes: Una aplicable a la vida personal y otra a los negocios ambas dos deberán de transitar en comunión para que los hombres éticos manejen las empresas éticas formando un binomio exitoso que asegure la continuidad y rentabilidad de la empresa del hoy y del futuro.
Dilema Ético
“BLANQUEO LABORAL: LA PROPUESTA INCLUYE EL PERDON DE LA DEUDA, ELIMINAR MULTAS Y EL RECONOCIMIENTO DE 5 AÑOS DE APORTES”.

CONSECUENCIALISMO DEL ACTO:
EL ACTO ES BUENO PORQUE PERMITE LA REGULARIZACION DEL EMPLEO NO REGISTRADO, LA LUCHA CONTRA LA EVASION EN LA SEGURIDAD SOCIAL Y LA REGISTRACION LABORAL.
LAS COSECUENCIAS DEL ACTO VAN SER BUENAS Y POSITIVAS YA QUE LOS EMPLEADORES NO DEBERAN PAGAR LO QUE DEJARON DE APORTAR AL ESTADO ASI COMO TAMBIEN, NI INTERESES, NI MULTAS.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *