13 abril, 2024

Región de cuyo, cuna del vino y hogar del sol, a lo largo de la cordillera de los Andes extendiéndose hasta el sur de las sierras pampeanas. Viñedos, olivares, paisajes de alta montaña nevados en invierno, ríos de agua de deshielo y las cumbres más altas de América caracterizan a esta región, donde se pueden realizar diversidades de actividades, dentro de esta región encontramos la provincia de San Juan, uno de los principales destinos turísticos del país, con un clima privilegiado durante todo el año, con un entorno natural que lo hace único. Entre sus principales actividades turísticas encontramos la ruta de sus viñedos, su reconocido Valle de La Luna y el recorrido al Parque Nacional El Leoncito, que abre el cielo para una excelente observación astronómica.

 

Dentro de todo lo que esta hermosa provincia ofrece se destaca un atractivo poco conocido, pero que con solo mirar una foto hace encender las ganas de conocerlo, estamos hablando del “Arroyo Turquesa”.

Arroyo Turquesa es uno de los insólitos lugares que esconde nuestro hermoso e inigualable país. Se llega a el partiendo desde Barreal, Calingasta hasta la base del cerro Mercedario. Para llegar a este rincón cordillerano es necesaria una expedición de tres días para ir aclimatándose a la altura del mismo.

El color hipnotizador del arroyo se debe a sus aguas vertientes de un glaciar escondido, que al pasar por una veta de cobre y al oxidarse adquiere esa tonalidad que lo hace único en su paisaje.

 

La expedición se hace ascendiendo al cerro en 4×4 desde Barreal, atravesando en su recorrido los ríos Los Patos y Blanco hasta chocar con la Laguna Blanca a unos 2.700 metros, donde los expedicionarios pasan la noche, al dia siguiente se ofrece un desayuno y se realizan actividades en el segundo campamento luego de caminar hasta el, este es el punto donde al día siguiente comienza el trekking de aproximadamente 6 horas hasta llegar al soñado “Arroyo Turquesa”, donde se puede apreciar no solo el arroyo sino el pico mas algo de San Juan de 6.770 metros de altura.

Existen varias empresas que se encargan de este paseo, entre ellas la más conocida es Posta Inca, el mismo es recomendable  realizarlo de diciembre a marzo, ya que en el resto de los meses el frío es muy fuerte y las nevadas pueden obstruir los accesos.

Realmente es una experiencia única y valiosa, donde el paisaje nos cubre con su incalculable belleza que hace emocionar a todo aquel que lo recorra, transformándose en un atractivo ideal para sumar en su visita a San Juan.

 

0 comentarios en «Un lugar para descubrir…»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *