18 abril, 2024

Introducción

El fuego es un proceso de combustión que se caracteriza por una reacción química de oxidación (desde el punto de vista del combustible) de suficiente intensidad para producir luz, calor y en muchos casos llamas.

La combustión genera suficiente cantidad de calor para mantener la temperatura necesaria para que la reacción prosiga. Los incendios en los laboratorios suelen ser los accidentes que más frecuentemente alteran la marcha del trabajo, siendo el riesgo variable.

Los fuegos pueden ser clasificados en dos categorías:

? Llamas, ya sean luminosas o no luminosas, las que son evidencia directa de la combustión de gases o vapores.

? Superficie que arde, que tal como lo indica su nombre, no es una combustión en el espacio, sino estrictamente una oxidación en la superficie del material, y que tiene los mismos niveles de temperatura que las llamas. Esta clase de fuego también recibe el nombre de superficie al rojo, brasa, incandescencia, etc.

Antes de que el incendio ocurra

? La temperatura del laboratorio se mantendrá en todo momento dentro de los límites habituales de trabajo.

? La ventilación normal deberá mantener el ambiente en condiciones óptimas de trabajo y evacuar rápidamente gases y vapores en momentos de emergencia.

? El emplazamiento de los productos químicos dentro del laboratorio ha de efectuarse teniendo en cuenta la posibilidad de que se produzca un incendio.

? La fricción de envases u otros materiales metálicos pueden producir chispas, aunque sean imperceptibles. Evítese la formación de electricidad estática, poniendo medios para su descarga.

 

En términos generales cuando se produce un incendio en un laboratorio suele ser atacable con un extintor de mano. Para que sea rápida su acción, el extintor de mano debe estar en un extremo de la mesa de trabajo y en el mismo sentido de la posible fuga de las personas.

La idoneidad del material de extinción depende de la sustancia inflamada pero, en primera instancia, los extintores de PQS (Polvo Químico Seco) son los más prácticos y universales. En laboratorios que se disponga de instrumental eléctrico o electrónico, todos los agentes extintores son inadecuados por la dificultad de limpieza, contactos y agresiones.

Como mal menor los extintores de CO2 son los más recomendables. En la «zona de emergencia» se emplazará como mínimo el extintor principal del laboratorio.

 

Equipos de seguridad contra incendios

? Alarmas: Están diseñadas para alertar del peligro a todo el personal que ocupa el laboratorio, debiéndose estar familiarizado con la localización exacta de la alarma de incendios que estará próxima a su laboratorio.

? Extintores: Las distintas clases de fuego requieren extintores apropiados, pudiendo en algunos casos, ser contraproducente la utilización de un determinado tipo de agente extintor.

Tenemos:

Clase A para Materiales sólidos (madera, papel, trapos, etc)

Clase B para Líquidos y sólidos licuables (disolventes, aceites, ceras, etc.) Gases y vapores (Butano, acetileno, etc.)

Clase C para Equipos y aparatos eléctricos

Clase D para Metales ligeros, (Magnesio, litio, sodio, titanio, aluminio)

 

En el caso concreto de incendios de productos químicos, en la práctica los agentes de extinción se reducen a tres grupos, recomendándose cada uno de ellos para determinados tipos de productos:

? Agua, polvo normal o polivalente y anhídrido carbónico ? Polvo normal o polivalente ? Arena seca o polvo especial.

Están recomendados los extintores de aplicación múltiple puesto que son agentes efectivos contra los tipos de fuego A, B y C.

? Mantas ignifugas: Deben utilizarse en los casos en que la víctima sufre un shock y así de éste modo mantener a la persona con temperatura corporal dentro de lo normal. Se recomienda al personal del laboratorio que no utilice éstas mantas para apagar el fuego.

? Material o tierra absorbente: Extintor de fácil y rápido accionar en primera instancia para un laboratorio. Deberán estar almacenados en recipientes manejables, etiquetados debidamente, y utilizarse de acuerdo al tipo de fuego.

Como usar un extintor

? TIRAR DE LA ANILLA: Colocar la mano en la parte superior del cilindro y tirar del pasador. Ello libera la maneta y permite activar la unidad. ? APUNTAR la boquilla a la base de la llamas extintora

? PRESIONE la maneta liberando la sustancia extintora.

? ESPARCIR con la boquilla a un lado y otro de la base de las llamas. Vacía el extintor sobre el fuego.

Precauciones

? No se acerque jamás al fuego

? No deje jamás que el fuego se interponga entre usted y la salida.

? No entrar nunca a un área desconocida para apagar un fuego, especialmente a un laboratorio.

? Notifique siempre a los responsables de Seguridad.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *