18 julio, 2024

El benceno es un hidrocarburo utilizado en la industria química como disolvente. Forma parte de la composición de colorantes , carburantes, medicamentos, explosivos, fenol , caucho o incluso el plástico. Este líquido incoloro es cancerígeno y altamente inflamable. Se encuentra , por ejemplo, en el humo del cigarrillo o en la combustión de madera. El benceno provoca enfermedades profesionales, su ingestión provoca trastornos neurológicos , digestivos , cutáneos y puede causar la muerte. Para proteger a las personas contra los peligros del benceno la recuperación de los vapores de los carburantes en las estaciones de servicio tiende a aumentar a nivel mundial.

Usos :

El Benceno se utiliza como constituyente de combustibles para motores, disolventes de grasas, aceites, pinturas y nueces en el grabado fotográfico de impresiones. También se utiliza como intermediario químico.
El Benceno también se usa en la manufactura de detergentes, explosivos, productos farmacéuticos y tinturas

Una lista parcial de ocupaciones con riesgo de exposiciones incluye :

  • Fabricantes de ácido carbólico.
  • Fabricantes de ácido maleico.
  • Fabricantes de adhesivos.
  • Fabricantes de baterías secas.
  • Fabricantes de caucho.
  • Fabricantes de colorantes.
  • Fabricantes de detergentes.
  • Impregnadores de productos de asbestos.
  • Químicos.
  • Terminadores de muebles.
  • Trabajadores con cloro benceno.
  • Trabajadores de la industria petroquímica
  • Bruñidores.

Riesgos.
Vías de entrada: Inhalación de vapor que puede estar complementada con absorción cutánea, si bien el benceno no es absorbible a través de la piel sana.

Efectos nocivos:

Locales. La exposición al líquido y al vapor puede producir irritación primaria de los ojos, la piel y las vías respiratorias superiores. Si el líquido llega a los pulmones puede provocar edema pulmonar y hemorragia. Como consecuencia de la remoción de grasa de la piel se puede producir eritema, dermatitis seca, escarificada.

Sistemáticos. La exposición aguda al benceno produce depresión del sistema nervioso central. También pueden producirse cefalea, mareos, náuseas, vómitos, convulsiones, coma y muerte. Se ha comprobado que la exposición crónica al benceno causa trastornos en la sangre. El benceno es un agente mielotóxico

Precaución.

Límites de exposición permisible: Es 1 ppm para un promedio ponderado en un tiempo de 8 horas, con un pico de 5 ppm por encima del máximo aceptable para una duración máxima de 15 minutos.

Medidas de protección personal: Debe usarse siempre vestimenta de protección. La ropa mojada con benceno debe desecharse deinmediato. En áreas en las cuales la exposición es constante se debe usar ropa y guantes impermeables para cubrir las zonas expuestas del cuerpo. En áreas donde pueden producirse salpicaduras debe usarse máscara o anteojos de protección. En las zonas donde hay elevadas concentraciones de vapor se requiere el uso de máscaras con filtro para vapor orgánico o “línea de aire”, o bien aparatos de respiración.

Propiedades químicas

El benceno y sus homólogos (compuestos aromáticos), poseen una gran estabilidad química y solo reaccionan a condiciones especiales y con el uso de catalizadores apropiados. Sus reacciones la podemos clasificar en dos grupos:

  • Reacciones con destrucción de carácter aromático
  • Reacciones de sustitución electrofílica

Propiedades físicas

  • El benceno es un líquido incoloro de olor fuerte, más ligero que el agua (D=0.889 g/cm3).
  • El benceno hierve a 80.1°C y funde a 5.4°C; á 1 atm de presión
  • El benceno es tóxico, y resulta muy peligroso respirar sus vapores en periodos largos.

Prevención Técnica e Higiene del Trabajo

  • Deberían adoptarse medidas de prevención técnica y de higiene del trabajo para asegurar la protección eficaz de los trabajadores expuestos al benceno o a productos que contengan benceno.
  • En los locales donde se fabrique, manipule o emplee benceno o productos que contengan benceno deberían adoptarse todas las medidas necesarias para prevenir la emanación de vapores de benceno en la atmósfera del lugar de trabajo.
  •  Cuando haya trabajadores expuestos al benceno o a productos que contengan benceno, el empleador debería tomar las medidas necesarias para que la concentración de benceno en la atmósfera del lugar de trabajo no exceda de un máximo que debería ser fijado por la autoridad competente en un nivel no superior a un valor tope de 25 partes por millón
  •  Si los datos médicos disponibles lo hacen aconsejable, debería reducirse lo más rápidamente posible la concentración máxima en la atmósfera del lugar de trabajo a que se refiere el subpárrafo anterior.
  • (La autoridad competente debería fijar mediante normas apropiadas el modo de medir la concentración de benceno en la atmósfera del lugar de trabajo.

Prevención Médica

  • los trabajadores que, a causa de las tareas que hayan de realizar, estén expuestos al benceno o a productos que contengan benceno deberían ser objeto de:
  • un examen médico completo de aptitud, previo al empleo, que comprenda un análisis de sangre;
  • exámenes periódicos ulteriores que comprendan exámenes biológicos (incluido un análisis de sangre) a intervalos que fije la legislación nacional y que no deberían exceder de un año.
  • La autoridad competente de cada país, previa consulta a las organizaciones más representativas de empleadores y de trabajadores, donde tales organizaciones existan, podrá permitir excepciones a las disposiciones del subpárrafo 1) de este párrafo, respecto de determinadas categorías de trabajadores.
  • Con ocasión de los exámenes médicos, los trabajadores interesados deberían recibir instrucciones por escrito sobre las medidas de protección que han de tomar contra los riesgos del benceno.
  • Los exámenes médicos previstos en el subpárrafo 1) del párrafo 15 de la presente Recomendación deberían:
  • efectuarse bajo la responsabilidad de un médico calificado y reconocido por la autoridad competente, con la ayuda, si hubiere lugar, de un laboratorio competente;
  • certificarse en la forma apropiada.
  • Los exámenes médicos deberían efectuarse durante las horas de trabajo y no deberían ocasionar gasto alguno al trabajador.
  • Las mujeres embarazadas cuyo estado haya sido certificado por un médico y las madres lactantes no deberían ser empleadas en trabajos que entrañen exposición al benceno o a productos que contengan benceno.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *