15 junio, 2024

Resultado de imagen para parque de diversiones

Cuando Foucault habla del concepto de “vigilar y controlar”, explica que es una técnica que se aplica dentro de una sociedad desde que los individuos nacen y hasta que mueren con el objetivo de enderezar conductas dentro del ámbito donde se desarrollan para hacerlas más agradables al sistema dominante, quien establece los cómo, cuántos, dónde y por qués, es decir, lo que considera que está bien o mal hacer. Todo esto controlado por un agente superior autorizado que aprueba o desaprueba actitudes y en consecuencia, otorga castigos o recompensas, algo que se puede aplicar en cualquier ámbito donde se muevan.

El concepto puede incluso llevarse a cabo en algo tan simple como un parque de diversiones, este lugar será el ámbito donde se desarrollen las personas, y el agente superior en este caso serán los guardias y encargados de gestionar el establecimiento para su debido funcionamiento.

Sin embargo, Foucault además se refiere a la necesidad de varios parámetros para que esto funcione correctamente: por un lado, construir un cuadro para establecer a las personas en un lugar y con una función definida, osea, cada empleado tendrá que dedicarse a una tarea en particular, sin embargo, no es algo inamovible, ya que el sujeto puede ser reemplazado por otra persona en cualquier momento. Luego, la creación de maniobras, que son las que controlan las actividades dándoles un tiempo, acto y objeto específico a cada individuo del lugar, acá se refiere no solo al personal de trabajo, sino también a las personas que están visitando el parque, se establecen tiempos de duración de cada atracción y su función. La creación de ejercicios también es importante, es donde surgen las etapas que se deben cumplir para llegar a un objetivo definido, esto es algo que está presente en las maquinas virtuales, teniendo que superar niveles para avanzar en el juego.

Para todo esto se vale de medios tácticos como la vigilancia a cargo de los guardias y encargados del parque, ya que aunque no lo parezca, las personas siempre están siendo vigiladas, lo que Foucault definía como “tipificar a las personas”, es decir, convertir los sujetos en «cosas», dejando de lado su condición de individuo para pasar a ser un objeto a vigilar y controlar, de esta manera se puede aplicar la “sanción normalizadora” que es aquella en función de castigar a quien no sigue las normas del parque o apremia aquellos que si lo hacen, para que todos sigan un mismo camino, separando así a los que están bien de los que están mal. De esta manera se podría decir que convierte a todos en Micro infractores, para al final someter a todas las personas a un «examen» donde serán cualificados, calificados y castigados para corregirlos antes de que se salgan de control.

Finalmente se debe mencionar lo que se conoce como «panoptismo», es decir, hay un ente que todo lo ve y oye pero no puede ser visto, aplicado a las nuevas tecnologías, como cámaras de vigilancia o alarmas de seguridad, esto nos genera la consciencia de que somos observados en todo momento, algo que se podría llamar como “chantajes de la modernidad”, incentivando a actuar a la gente de cierta forma, porque se sienten observados en todo momento y lo que los lleva a actuar de acuerdo a la norma general.

El concepto de «vigilar y controlar» a pesar de los años que han pasado desde que fue planteado por Foucault, sigue siendo algo que se aplica a la actualidad en muchos ámbitos de la vida cotidiana, desde el hogar – cumpliendo los padres la función de agente superior – como la escuela, el trabajo, o algo tan simple porque como un parque de diversiones.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *