23 febrero, 2024

Las relaciones humanas en el ámbito laboral son de vital importancia ya que es donde el trabajador se desenvuelve la mayor parte de su tiempo. La relación empleado y patronal siempre debe ser buena para que el empleado se sienta cómodo a la hora de emprender su actividad laboral y generar un buen ambiente de trabajo ayuda mucho a la convivencia y a la productividad en una empresa.

Estas Relaciones  hacen que un negocio o empresa funcione, los empleados  tienen que trabajar juntos en proyectos, comunicar ideas y proporcionar la motivación para hacer las cosas. Las relaciones laborales son esenciales para la retención de empleados, para la patronal es importante ya que la rotación de empleados le resulta una pérdida de tiempo en establecer una confianza, una relación, reclutamiento y entrenamiento al nuevo empleado llega ser un reto, conservar a los mismos empleados por mucho tiempo habla de la buena relación de la patronal hacia los empleados y fortalecer el vínculo.

Esta dicha conexión laborales son una fuente de motivación de los empleados, lo cual es importante para mantener la productividad. Los empleados que están interesados en su trabajo y en el bienestar de los demás empleados tienden a ser más productivos que los que no los son.

Cuando decimos tirar todos para el mismo lado, hablamos de una conexión favorable entre el jefe y el operario, esta relación es la que permitirá obtener resultados positivos acordes con los objetivos de la empresa,” transpirar la camiseta”; En cambio sino existe dicha relación, se obtendrá como resultado inestabilidad y tensión y así será imposible lograr la eficacia que nos lleve a disfrutar de resultados exitosos. Lo ideal es un jefe pueda comportarse como un amigo de sus colaboradores, que los acompañe y que los apoye en el desempeño de sus tareas; de esta manera adquirirán confianza en sí mismos y responderán de la mejor manera a las tareas

Podemos decir que una buena relación jefe empleado se logra por la acción de ambas partes; la manera de actuar el primero, influye en el segundo y viceversa.