18 julio, 2024

 

En este artículo vamos a analizar cómo podemos aprovechar las actividades de masa para crear una empresa turísticas. Nos basaremos en el texto de José Ortega y Gasset, publicado en 1929, llamado “Rebelión de las masas”. Este texto habla acerca de las masas, del hombre masa, de cómo se comporta y sus características principales. Es un texto muy contemporáneo y describe muy bien la sociedad en la que vivimos hoy en día. Y por supuesto que esto incluye a los movimientos turísticos que podemos apreciar y conocer.

El autor hace mención al comportamiento idéntico y casi preconcebido de las grandes masas y aglomeraciones, al hombre perdiendo su individualidad para ser parte de la masa, para sentirse “parte de”, seguro y salvado.

Como describe Ortega y Gasset en su escrito “Es evidente, hasta perogrullesco, que la formación normal de una muchedumbre implica la coincidencia de deseos, de ideas, de modo de ser, en los individuos que la integran.” Esto por supuesto tiene una especial incidencia en las movimientos turísticos que podemos ver en nuestra provincia, país y alrededor del mundo. El hombre tiene como necesidad fisiológica el distenderse, el tener momentos de esparcimiento y recreación. Según la Organización Mundial del Turismo, la actividad turística compete “todas aquellas actividades que realizan las personas durante sus viajes y estadías en un lugar distinto al de origen, con fines de ocio, negocios u otros”. Por ende, nuclea al hombre masa, que en conjuntos esperan los días libres o de vacaciones para poder viajar, para poder descansar, conocer, recrearse y disfrutar.

 

 De por si, el hombre masa dedica su vida a trabajar, estudiar, cumplir con horarios y obligaciones. Y parte de eso incluye aquellos días de descanso que por derecho hemos adquirido. ¿Que pasa cuando millones de hombres masa desean viajar para satisfacer sus necesidades de recreación? Generalmente se dirigen todos a destinos similares, destinos que han sido promocionados y compartidos día a día entre las redes sociales, charlados en las reuniones de negocios, vistos en las pancartas de las calles, mostrado en fotos por otros colegas. El deseo se contagia, el destino de moda se hace desear día a día, y cuando finalmente llegan los tiempos de descansos este destino es elegido por millones de hombres masas. Mientras que muchos otros añoran destinos conocidos y famosos, otros tantos desean alejarse de esos grandes núcleos turísticos, buscando lugares más distantes, apartados, con menos gente y más tranquilos.

 

 Este cambio de gustos y paradigmas se debe a que dentro de las grandes sociedad de masas surgen subdivisiones, gente que cree no formar parte del ejército de hombre masas, pero que a la vez se encuentran con otros hombres en su misma situación, y forman nuevas masas. Citando nuevamente a Ortega y Gasset “Para formar una minoría, sea la que fuere, es preciso que antes cada cual se separe de la muchedumbre por razones especiales, relativamente individuales. Su coincidencia con los otros que forman la minoría es, pues, secundaria, posterior, a haberse cada cual singularizado, y es, por lo tanto, en buena parte, una coincidencia en no coincidir.(…). Este ingrediente de juntarse los menos, precisamente para separarse de los más, va siempre involucrado en la formación de toda minoría.”. Esto indica que como sociedad tenemos diversidad de opiniones, ideas y gustos. Esa diversidad que nos une en minorías potentes, minorías que buscan su lugar dentro de la sociedad, minorías que van a consumir y adquirir nuestros productos, minorías a quienes también debemos atraer con un turismo alternativo. Mientras las mayorías son atendidas por cadenas hoteleras, grandes restaurantes y ofertas turísticas magníficas y preparadas, otras minorías deciden ir a hoteles alejados, o a campings selváticos, deciden pasar el día en el río, o en el bosque, alejados de todo aquellos que atrae multitudes.  Para quienes desean invertir dinero en el turismo o la industria hotelera es ideal poder conocer y preconcebir estos movimientos sociales. Saber determinar cuál será el destino en auge de las sociedad, cuál va a ser la necesidad y cual la elección del turista. También entra en este punto en juego aquellas decisiones politicas y economicas del pais y del mundo que nos influyen en nuestras masas. Debemos tener muy en claro a qué segmento de la sociedad queremos apuntar, a que hombre masa queremos atraer.

 

 Si soy un inversor hotelero que quiere desarrollar un nuevo emprendimiento de hotel all inclusive, debo conocer a qué público quiere atraer y a donde viaja este tipo de turistas. ¿Conviene invertir en Buenos Aires? ¿Conviene alejarme de las grandes urbes?. Y si soy una persona con pequeños ahorros, que quiere desarrollar un nuevo emprendimiento de turismo, en donde no haya demasiada competencia, pero donde pueda ofrecer un buen producto y atraer a un determinado turista, ¿Donde invierto? ¿Que tipo de turista quiero atraer? ¿Qué busca ese turista? ¿Que espera encontrar?

 

 Minorías o  mayorías, es importante que todos consumimos en mayor o menor medida, y que el esparcimiento, y por ende el turismo es un deseo y necesidad en común que nos nuclea a todos como seres humanos, y por lo tanto sea cual fuere nuestra inversión si sabemos conocer a nuestro público, y brindarles lo que necesitan, vamos a tener trabajo asegurado. Y vos ¿Qué tipo de turista querés atraer? Y sobre todo… ¿Qué tipo de turista querés ser?.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *