20 junio, 2024

Origen.

Antiguamente, se creía que en el aire debía existir un compuesto, además del oxígeno, que no servía para la respiración y hacía que la llama se apagase. Los primeros textos que hicieron mención fueron en el siglo VIII de Mao khoa. Ya en el siglo XVIII, se tenía claro que el aire estaba formado por dos sustancias, una irrespirable, que quedaba absorbida o fijada por la cal y la magnesia, y por eso recibió el nombre de “aire fijo”; y  otra  que mantenía la llama, respirable, con múltiples nombres. Los dos tipos de sustancias los estudió Stefan Hales, exponiendo que el aire fijo no se podía respirar por la falta de elasticidad de sus partículas. La tesis de Joseph Black se baso en el estudio de la fijación del  aire o gas silvestre. Joseph Black fue  profesor de medicina en Edimburgo y maestro de Daniel Rutherford, al que se le reconoce como  «descubridor» del nitrógeno en 1772, gracias a su trabajo de doctorado sobre el aire residual no absorbido por  la magnesia. En la historia, el nitrógeno, ha recibido muchos nombres. En 1701, Lavoisier lo denomino “Azote” que significaba “sin vida”. Priestley lo llamó “aire quemado” y “aire flogística” en 1772. Scheele, más tarde, lo llamó “aire sucio” en 1775. Finalmente en 1790, por Juan Antonio Chaptal, se le llamó por el nombre que se conoce hoy en día Nitrógeno.

 

Su lugar en la tabla Periódica.

 

Nombre:                                                     Nitrógeno

Símbolo:                                                     N

N° atómico:                                                7

Masa atómica:                                           14,0067

Electronegatividad:                                   3,0

Distribución de electrones en niveles:   2-5

Clasificación:                                               No metal  

 

Usos del nitrógeno.

 

En la actualidad, se sabe que el aire de la atmosfera terrestre está compuesto por Nitrógeno en una proporción de un 78%.

En condiciones normales, el nitrógeno es un gas y su concentración en la atmósfera es el resultado de la acción bacteriana, la actividad eléctrica y la industrial. Es un elemento químico que está presente en la mayoría de las proteínas animales, vegetales y en materiales orgánicos. El nitrógeno forma parte de la composición de los fertilizantes, explosivos, colorantes y en la elaboración del amoníaco. Es utilizado en la expansión de paquetes que se usan para empaquetar alimentos y mantenerlos frescos por un tiempo más prolongado y evitar su descomposición a causa de  bacterias y algunas otras sustancias. En la rama médica, el nitrógeno combinado con el oxígeno se utiliza como anestesia en algunas cirugías. El nitrógeno líquido la cocina molecular puede utilizarse para congelar en forma rápida cualquier alimento.

 

Efectos en la salud

 

El nitrógeno y sus moléculas se pueden encontrar con mucha facilidad en el agua, en el aire y en el suelo, en sus formas de nitritos y nitratos. Todos forman parte del ciclo del nitrógeno. Los efectos de estos sobre la salud pueden ser: disminución de la capacidad de transporte del oxígeno en la sangre, interferencia en el funcionamiento de la glándula tiroides, disminución del almacenamiento de vitamina A y producción de nitrosaminas las cuales son conocidas por su relación con la aparición del cáncer.

A consecuencia del uso frecuente de fertilizantes, los procesos de  combustión y del uso del nitrógeno en la producción química, se está adicionando mayor cantidad de nitrógeno a la atmósfera. Esta situación puede ocasionar cambios en la composición de algunas especies susceptibles a altas concentraciones de nitrógeno, y por ende tener efectos sobre la salud y evolución de plantas y animales.

0 comentarios en «El Nitrógeno»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *