19 mayo, 2024

Empleados felices son más productivos
30 Ago 2016 – 6:00 PM
Por: Marcela Díaz Sandoval
Multinacionales afirman que con las tradicionales estrategias de recursos humanos mejoraron su ambiente laboral, pero estas no les permitirán gestionar el compromiso con las personas. Ahora trabajan por estrechar la relación empleado-compañía.
Han pasado varios años desde que el concepto de bienestar laboral saltó del plano filosófico al escenario empresarial. Se ha hecho real. Actualmente es posible sentirse a gusto con el trabajo y aumentar el rendimiento, mejorar las relaciones personales y estar más cerca de cumplir el proyecto de vida. Las compañías lo saben: los empleados más felices son más productivos. Sin embargo, aunque muchas lo predican, pocas lo ponen en práctica.

Así lo resume Camilo Rico, líder del equipo de consultoría y entrenamiento de Adecco Servicios Colombia S.A.: “El tema de felicidad laboral en la actualidad es una moda que hay que saber aprovechar, porque tiene una correlación entre satisfacción y buenos resultados empresariales. Las organizaciones deben entender que no se trata solo de alcanzar objetivos y tener buenos indicadores financieros, sino que hay que motivar a las personas”.
Sin embargo, eso depende del tamaño y del momento por el que esté pasando la compañía. En Bavaria, por ejemplo, María Isabel Rubio, directora de gestión de talento, afirma que se preocupan por todo: desde la planeación de metas y gestión del desempeño que se hace cada cuatro o seis semanas, en el que cada líder habla directamente con las personas que tiene a cargo sobre sus aspiraciones, inquietudes y temas personales si así lo quieren. «Adicionalmente, el complejo cuenta con una infraestructura que motiva a las personas a querer estar aquí. Tenemos un gimnasio disponible las 24 horas del día, salas de esparcimiento, una de lactancia, un casino con un menú que tiene toda la asesoría de nutricionistas, un pub al que pueden acceder después de las cinco de la tarde y clubes en cada una de las sedes a nivel nacional, que los empleados pueden disfrutar con sus familias”

Una motivación se basa en aquellas cosas que impulsan a un individuo a llevar a cabo ciertas acciones y a mantener firme su conducta hasta lograr cumplir todos los objetivos planteados. La noción, además, está asociada a la voluntad y al interés. La motivación implica la existencia de alguna necesidad, ya sea absoluta, relativa, de placer o de lujo. Cuando alguien está motivado, considera que aquello que lo entusiasma es imprescindible o conveniente. Por lo tanto, la motivación es el lazo que hace posible una acción en pos de satisfacer una necesidad.
El ciclo motivacional

Si enfocamos la motivación como un proceso para satisfacer necesidades, surge lo que se denomina el ciclo motivacional, cuyas etapas son las siguientes:

Homeóstasis. Es decir, en cierto momento el organismo humano permanece en estado de equilibrio.
Estímulo. Es cuando aparece un estímulo y genera una necesidad.
Necesidad. Esta necesidad (insatisfecha aún), provoca un estado de tensión.
Estado de tensión. La tensión produce un impulso que da lugar a un comportamiento o acción.
Comportamiento. El comportamiento, al activarse, se dirige a satisfacer dicha necesidad. Alcanza el objetivo satisfactoriamente.
Satisfacción. Si se satisface la necesidad, el organismo retorna a su estado de equilibrio, hasta que otro estimulo se presente. Toda satisfacción es básicamente una liberación de tensión que permite el retorno al equilibrio homeostático anterior.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *