23 mayo, 2024

Introducción

El cultivo de la soja reviste un valor singular para la economía de nuestro país, ya que es uno de los productos que provee mayores ingresos de divisas. También es importante por cuestiones ambientales, desde que existen controversias respecto de los impactos que su expansión y la tecnología de producción tienen sobre suelos, aguas y la salud humana. No menos significativa es su influencia sobre los procesos de transformación del espacio rural, en lo que se conoce como “sojización”. El propósito del presente informe es presentar en forma sumaria información estadística sobre la evolución de algunas variables como superficie sembrada, producción, rendimientos o precios en las últimas diez campañas, desde el ciclo 2005/06 hasta el actual, que aún está en desarrollo. Secuencialmente se presentan datos agregados a nivel mundial, nacional, provincial y para los cuatro departamentos del norte de Santa Fe, área de trabajo de la Experimental Reconquista del INTA. Como un dato de color, siendo Argentina uno de los tres principales productores del mundo, y Santa Fe la tercera provincia productora, el norte de nuestra Provincia produce solamente el 0,13% de la producción mundial. Es decir que si la producción mundial de soja fuera representada en el contenido de una botella de cerveza de 1 litro, la producción del país sería un chopp, la de la Provincia un buen trago y a la del norte le sobraría la tapita de la botella

Producción mundial

Para saber qué pasa con la soja en el mundo alcanza con mirar lo que ocurre en cuatro países: USA, Brasil, Argentina y China; los tres primeros como productores y el gigante asiático como consumidor. Durante los últimos años y las estimaciones para la actual campaña (que ya cerró en el hemisferio norte), Estados Unidos, Brasil y Argentina produjeron siempre más del 80% de grano de soja a nivel mundial. En un segundo grupo de productores se encuentran China, Paraguay, India y Canadá; sin embargo es preciso señalar que entre estos países más todos los demás países que cultivan soja en el mundo, no alcanzan la producción de Argentina. El mundo ha crecido en su producción de granos de soja durante los últimos diez años un 44%, pasando de unas 222 a 320 millones de toneladas, estimadas para este año. La soja es uno de los cultivos de bajo volumen de producción, frente a los “pesos pesados” como el trigo, el maíz y el arroz que alcanzarían, entre los tres cereales para la presente campaña, casi 2.200 millones de toneladas. Sin embargo representa para nuestro país y nuestra provincia una importancia estratégica, no solo por la economía ligada a la producción y exportación de granos, sino principalmente por el agregado de valor que significa el desarrollo de la industria aceitera.

Es notable el crecimiento de Brasil y en general de los tres países del Mercosur (junto a Argentina y Paraguay). Brasil representaba hace 11 campañas casi un cuarto de la producción mundial y el “bloque Mercosur” algo más de un 40%. Para la actual campaña dichos guarismos ascienden a casi un tercio y más de la mitad respectivamente. (Tabla 1)

Producción nacional

Si nuestro país es importante a nivel mundial por su producción de soja y derivados, este cultivo ha crecido internamente en importancia meso y macroeconómicamente a nivel doméstico de tal forma que forma parte de la agenda política, ambiental y económica de manera preponderante. Si bien este proceso viene desarrollándose desde la década del 80, ha tenido un aceleramiento pronunciado desde 1996. Lo que se ve en la tabla 3 es que en los últimos diez años este proceso no sólo no se detuvo, sino que mantuvo valores de crecimientos de punta a punta mayores para la superficie sembrada, del orden de casi 30%, y del 51% para la producción, mientras que la del rendimiento fue 18%. Esto muestra que el mayor crecimiento se dio por una expansión horizontal antes que por una mejora “vertical” (en la eficiencia de producción), lo que implica que se han incorporado nuevas áreas al cultivo, seguramente marginales y de mayor fragilidad, y/o se han desplazado áreas destinadas a otros cultivos o producciones. La soja es el principal cultivo de la Argentina no sólo por la producción, sino por la superficie ocupada. En la actualidad representa el 55% de las casi 37 millones de hectáreas que se siembran, seguida muy de lejos por los cultivos de maíz y trigo que en conjunto representan el 26%, menos de la mitad. Fenómeno similar ocurre en Brasil, donde sobre unas 65,4 millones de hectáreas cultivables, casi el 50% se destinan a soja. En Estados Unidos sobre unos 108 millones de hectáreas, poco más del 30% se destina a soja, mientras que el 55% son sembradas con maíz y trigo.

Producción provincial

Santa Fe es la tercera provincia en importancia, detrás de Buenos Aires y Córdoba, con el 17,5% de la superficie sembrada, el 22% de la producción y un rendimiento promedio de 3.200 kg/ha. Al contrario de lo ocurrido a nivel nacional, la superficie se ha mantenido estable en algo más de 3 millones de hectáreas, pero con una leve tendencia negativa; es así que el promedio de los tres primeros años de la serie (2005 a 2008) es de 3,5 millones de hectáreas mientras que en los últimos tres (2013 a 2016) es de 3,35, si bien en la presente campaña se sembró la mayor superficie de toda la serie. Pero debe tenerse en cuenta que para la misma serie temporal, la superficie sembrada a nivel nacional se incrementó en más del 30% pasando de 15 a 20 millones de hectáreas. Santa Fe es una provincia con relativa seguridad de cosecha, ya que la superficie perdida es en promedio inferior al 2%; también se destaca por sus altos rendimientos, en general por encima de la media nacional (3.200 kg/ha vs 2.700 kg/ha).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *