19 junio, 2024

Los hidrocarburos son compuestos orgánicos formados únicamente por átomos de carbono e hidrógeno. La mayoría de los hidrocarburos que se encuentran en nuestro planeta ocurren naturalmente en el petróleo crudo, donde la materia orgánica descompuesta proporcionó una abundancia de carbono e hidrógeno

Los derrames de hidrocarburos afectan gravemente el medio marino como resultado: la asfixia y los efectos tóxicos tanto a la vida marina como a los humanos. La intensidad del impacto depende normalmente de la cantidad y el tipo de hidrocarburos derramados, de las condiciones ambientales y de la sensibilidad de los organismos pero, que termina siendo fatal.

Los derrames de hidrocarburos pueden provocar una amplia variedad de impactos en el medio marino y con frecuencia aparecen en los medios de comunicación con títulos como “desastres medioambientales”, y son desbastadores para la supervivencia de la fauna y flora marinas. En un siniestro importante, el impacto medioambiental a corto plazo puede resultar grave y provocar considerables trastornos a los ecosistemas y las personas que habitan cerca de la franja costera contaminada, afectando sus medios de subsistencia y su calidad de vida

Efectos del derrame de hidrocarburos en actividades sociales y económicas

Los sectores económicos que dependen de las condiciones de limpieza del agua de mar y las áreas costeras experimentan en ocasiones considerables pérdidas económicas que se suman a los gastos derivados de la limpieza de derrames de hidrocarburos. Normalmente, las principales repercusiones económicas se perciben en el sector pesquero comercial y en el turismo

En esta capacitación vamos a analizar algunos de los efectos de los derrames de hidrocarburos en diversas industrias costeras y actividades sociales. Dada la especial importancia de la industria pesquera y maricultura, los efectos de los derrames de hidrocarburos en estos sectores son de extrema gravedad, y su tratamiento merece especial atención de toda la sociedad.

Turismo

El turismo es un sector económico fundamental en las zonas costeras pobladas, que puede verse afectado por la presencia de hidrocarburos en el agua o en la costa, especialmente justo antes o durante la temporada de mayor actividad turística. La interrupción de las actividades costeras tradicionales, como por ejemplo el baño, la navegación, la pesca con caña y el buceo, también puede ocasionar perjuicios a los propietarios de hoteles, restaurantes y bares, lugares de  campings, y a muchos otros negocios y profesionales que obtienen sus ingresos del turismo.

Las condiciones meteorológicas adversas pueden desplazar los hidrocarburos tierra adentro a través de las partículas rociadas al aire al romper las olas contra un muelle o una costa rocosa. Las construcciones, vehículos y caravanas situados a lo largo de un paseo marítimo o cerca de la costa pueden mancharse de hidrocarburos y requerir limpieza, e incluso repintados.

Una vez concluida la limpieza de las costas, es previsible que pueda reanudarse el comercio y la actividad normal, aunque la atención de los medios podría provocar daños desproporcionados a la imagen del sector turístico local, lo que agravaría las pérdidas económicas.

Puertos deportivos y pesqueros

Los puertos deportivos y los puertos para embarcaciones de pesca suelen estar rodeados de defensas marinas para proteger las embarcaciones amarradas frente a las condiciones desfavorables del mar. Las defensas marinas suelen basarse en gaviones o tetrápodos. La limpieza de estos elementos puede resultar difícil si se impregnan de hidrocarburos, y estos elementos podrían plantear una fuente de contaminación.

 

Puertos

Los puertos pueden experimentar los mismos problemas que los puertos deportivos y  embarcaderos, a una escala mucho mayor, y las autoridades portuarias requieren limpiar los cascos de las embarcaciones comerciales antes de la navegación. Para estas tareas se requiera la participación de contratistas de limpieza especializados, así como afrontar cargos de sobreestadía adicionales mientras se realiza la limpieza.

De forma similar, las embarcaciones que naveguen a través de manchas en el mar podrían requerir la ejecución de tareas de limpieza antes de recibir la autorización de acceso al puerto. Además, los puertos suelen presentar grandes entradas de acceso que limitan la eficacia de las barreras.

Para reducir al mínimo la alteración de las actividades portuarias, los trabajos de limpieza de escolleras y diques deben programarse considerando las operaciones normales del puerto. Las grandes embarcaciones, especialmente al salir o entrar en el puerto, deben navegar a baja velocidad para reducir el arrastre que podría afectar las barreras de contención de derrames de hidrocarburos y otros recursos desplegados, y minimizar la diseminación de hidrocarburos flotantes alrededor del puerto.

El abrigo característico de los puertos y embarcaderos y la rápida disponibilidad de los equipos de respuesta a derrames en numerosos puertos pueden permitir una respuesta rápida y eficaz a un derrame, especialmente si se dispone de un plan de contingencia del puerto bien diseñado y entrenado. No obstante, la recolección de hidrocarburos atrapados debajo de embarcaderos o muelles puede plantear graves dificultades debido al elevado número de pilares o columnas y a la dificultad y peligrosidad del acceso.

Las características de los hidrocarburos derramados también podrían obligar a adoptar medidas de precaución en las aguas cerradas de puertos y embarcaderos para minimizar el riesgo de incendios y explosiones. Por ejemplo, todo trabajo en caliente debe interrumpirse después de un derrame de hidrocarburos volátiles. Incluso los derrames de fueloil con puntos de ignición altos para que no entre en combustión ya que es material combustible y no inflamable, como lo son las naftas que, justifican una vigilancia adicional, ya que las chispas de los trabajos en caliente pueden prender desechos.

PUNTOS IMPORTANTES

  • Una amplia variedad de industrias que dependen del agua del mar limpia pueden sufrir considerables pérdidas después de un derrame de hidrocarburos. Los sectores pesquero y turístico suelen ser los más perjudicados.
  • En muchos casos, la emisión de un aviso con la anticipación necesaria permitiría poner en práctica medidas de contingencia eficaces para proteger puertos deportivos y tomas de agua industriales.
  • Los derrames de hidrocarburos también han provocado perjuicios a otras actividades, como por ejemplo la producción de sal marina, trabajos de ingeniería costera e incluso a la agricultura. Los planes de contingencia deben incluir medidas que permitan minimizar los impactos ambientales siempre que sea posible.

Los efectos de la contaminación que más habitualmente sufre el sector de la pesca y acuicultura son la impregnación física de hidrocarburos en los equipos y el maculado provocado por la contaminación del pescado y marisco.

  • Resulta extremadamente difícil aislar los efectos de un derrame en especial de los recursos pesqueros naturales, como por ejemplo las fluctuaciones naturales de las poblaciones, los efectos climáticos, la contaminación de orígenes industriales y urbanos, como también la sobrepesca.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *