4 marzo, 2024

Riesgos de los trabajadores del Acero

 

Resulta obvio decirlo, pero, en materia de seguridad lo que parece obvio no lo es, pues, vale más repetir hasta el cansancio una idea preventiva, que lamentar un accidente y perdida de personas. En este sentido y en esta orientación la aplicación de medidas específicas para prevenir las lesiones y dolencias de los trabajadores en la industria siderúrgica depende del reconocimiento de los riesgos principales y de la anticipación de las lesiones y enfermedades, las dolencias y los incidentes.

Algunas de las causas más comunes de lesión o enfermedad en las industrias siderúrgicas, son las siguientes:

 

a.- al objeto o del objeto a la persona.

Resbalones, tropezones y caídas a nivel; caídas de altura; caída de objetos;

 

b,. en relación a la máquina o herramienta.

Maquinaria no protegida; maquinaria en movimiento, transporte en el lugar de trabajo y grúas   horquilla y grúas puentes; atrapamientos o sepultamientos; inmersión;

 

c.- en el taller.

Trabajo en espacios cerrados; exposición a fuentes de energía controladas e incontroladas; exposición al asbesto; exposición a lanas y fibras minerales; inhalaciones toxicas (polvo, gases, vapores y humos); contacto de la piel con sustancias químicas (irritantes, ácidos, álcalis, solventes y sensibilizadores);

 

d.- frio y calor.-

Contacto con metal caliente

Incendios y explosiones

Temperaturas extremas

Radiaciones (ionizantes y no ionizantes)

Ruido y vibraciones

Quemaduras producidas por electricidad y choques eléctricos

Manejo manual y tareas repetitivas

exposición a agentes patógenos (por ejemplo, legionela, salmonela)

 

e.- problemas  relacionados con  falta de  adecuación de los elementos.

Fallas debidos a la automatización;

Aspectos ergonómicos;

Falta de formación en materia de seguridad y salud;

Organización del trabajo deficiente;

Prevención e inspección inadecuadas de accidentes;

Instalaciones inadecuadas para las situaciones de emergencia, primeros auxilios y salvamento, y

Falta de instalaciones sanitarias y protección social.

 

Peligros provenientes del ruido

 

La exposición a niveles de ruido superiores a los establecidos por las autoridades competentes, puede causar una pérdida de la audición. La exposición a un alto nivel de ruido puede también interferir las comunicaciones, ser causa de fatiga nerviosa suponer un mayor riesgo de lesiones profesionales. de hecho los tribunales de justicia han sancionado accidentes provocados por el ruido, no como elemento de riesgo en si mismo, sino, como capaz de disimular otros peligros, como  por ejemplo, que no se escuche que el motor de una máquina se encuentra activo, por estar el ruido que produce apagado por el ruido del medio ambiente laboral.

 

El ruido puede producir una o más de las siguientes enfermedades:

 

El riesgo de pérdida de audición; (hipoacusia sensorioneural)

El grado de interferencia con la comunicación esencial para la seguridad, y el riesgo de fatiga nerviosa, estrés, tomando debidamente en cuenta la carga de trabajo mental y física y otros riesgos o efectos no vinculados con la audición.

De la esencia de la prevención identificar el riesgo. A fin de evitar los efectos nocivos del ruido para los trabajadores, los empleadores deberían:

  1. Identificar las fuentes de ruido y las tareas que dan lugar a la exposición al mismo;
  2. Solicitar el asesoramiento de la autoridad competente y del servicio de salud en el trabajo con respecto a los límites de exposición y otras normas aplicables;
  3. Consultar al proveedor de los procesos y del equipo acerca de la emisión de ruidos prevista, y
  4. Si este asesoramiento es incompleto o su valor es de algún modo dudoso, recurrir a personas capacitadas para desempeñar tal tarea, a fin de que efectúen mediciones de acuerdo con los reglamentos y normas reconocidos en los planos nacional y/o internacional.

 

Identificado el riesgo tomar medidas preventivas.

Procede tomar medidas comenzando por la de medir los niveles de exposición a que se encuentran sometidos los trabajadores:

 

  1. a) cuantificar el nivel y la duración de la exposición de los trabajadores y comparar estos valores con los límites de exposición establecidos por la autoridad competente o por normas internacionalmente reconocidas aplicables
  2. b) identificar y caracterizar las fuentes de ruido y los trabajadores expuestos al mismo;
  3. c) trazar un plano del campo de ruido para determinar las zonas de riesgo;
  4. d) evaluar la necesidad de utilizar técnicas para la prevención y control del ruido y otras medidas apropiadas, así como de su aplicación efectiva, y
  5. e) evaluar la eficacia de las medidas existentes de prevención y control del ruido.

 

Controlar las medidas: fiscalización y control del medio ambiente laboral.-

 

Es obligación del empleador tomar todas las medias eficaces para proceder al control y fiscalización de los riesgos del ruido ambiental, tomar las providencias necesarias para disminuirlo e implementar un sistema de protección para los trabajadores un buen sistema de gestión en prevención del ruido comienza con la detección del problema, continúa con la vigilancia de la salud de los trabajadores, la capacitación de estos en formas de evitar el ruido y utilización de epp adecuados, información sobre la materia y control médico.

 

Tomar medidas efectivas.

 

Los trabajadores que puedan estar expuestos a niveles de ruido superiores a los establecidos deberían someterse periódicamente a pruebas audiométricas.

Los empleadores deberían asegurarse de que los trabajadores que pudieran estar expuestos a niveles de ruido importantes estén capacitados para:

 

  • utilizar eficazmente los dispositivos de protección auditiva;
  • identificar e informar acerca de toda fuente nueva o inhabitual de ruido que hayan detectado, y
  • comprender el valor del examen audiométrico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *