12 julio, 2024

Existen varias tipologías para definir los tipos y clases de incendios. Es importante conocer a que tipo de incendio podemos enfrentarnos para de ese modo realizar previamente una correcta prevención de incendios para evitar que se produzcan.

En ese sentido recordamos que casi todos los incendios son evitables realizando una correcta prevención. Los pocos casos no evitables son los producidos por la naturaleza.

Fuego de Clase A

Son los fuegos desarrollados sobre combustibles sólidos. Ejemplos: madera, tela, goma, papel, etc. Dependiendo de su magnitud, pueden ser controlados con el uso del agua.

Fuego de Clase B

Son fuegos asociados a los líquidos inflamables, como la grasa, pinturas, ceras, asfalto, aceites, etc. En estos casos, se utilizará un método extintor que lance espuma o anhídrido carbónico. El agua sólo será eficaz lanzada con una presión adecuada.

Fuego de Clase C

Son fuegos sobre materiales, instalaciones o equipos, sometidos a la acción de la corriente eléctrica. Ejemplos: motores, transformadores, cables, tableros, interruptores, etc. El agua nunca se utilizará en este caso como agente extintor, al ser conductora de la electricidad.

Fuego de Clase D

Fuegos sobre metales combustibles,  como el magnesio, titanio, potasio, sodio, circonio, uranio, etc. La acción de los agentes extintores comunes puede tener un efecto contraproducente, eventualmente, la utilización de arena o tierra es efectiva.

Métodos de extinción

Como se comentó anteriormente, para generarse el fuego es necesaria la reunión de oxígeno, combustible y calor, es claro que al eliminar alguno de estos componentes se extinguirá el fuego.

Los métodos más usuales de extinción son:

  • Enfriamiento: Este método consiste en la reducción de la temperatura, siendo el más utilizado. Se basa en refrescar y controlar la temperatura. La absorción del calor, hará que el punto de ignición del combustible, así como la liberación de los vapores calientes que son transmitidos por radiación, convección y conducción, vayan enfriándose y así el fuego disminuya hasta su total extinción
  • Sofocación: Este método trata de reducir el oxígeno y se realiza buscando cubrir la superficie del material en combustión con alguna sustancia no combustible como: arena, espuma o agua ligera. Existen otros agentes sofocantes tales como: dióxido de carbono, polvos químicos secos a base de bicarbonato de potasio, cloruro de potasio y fosfato de amoniaco
  • Separación: La separación del material en combustión para extinguir un incendio es efectivo, pero no siempre posible, ya que se requiere que maquinaria y personal penetren en el fuego y retiren los materiales que alimentan el incendio o que cierren las válvulas que conducen el combustible.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *