21 mayo, 2024

La Dirección de Educación de la provincia de Buenos Aires abrió un sumario en la escuela media 17 de Bahía Blanca para investigar la denuncia de bullying que realizó públicamente la madre de una nena de 12 años. Al mismo tiempo, dispuso la separación preventiva de un profesor que, según el testimonio de la mujer, no habría actuado ante las agresiones que su hija recibía de parte de algunos de sus compañeros.
«Anda y sentate», aseguró la madre que el docente le dijo a su hija, cuando le fue a llevar su queja por las situaciones repetidas de acoso que sufría.
«En la clase de Matemática del lunes, tres nenas y cuatro varones le patearon la silla y le tiraron la carpeta al piso. Uno de los chicos le pegó una patada voladora y le quebró un dedo de la mano que ella levantó para protegerse”, reveló María Verónica, quien afirmó que su hija tiene evidencias en su cuerpo, de los ataques que sufrió.
«En los dedos tiene marcas porque calentaban una lapicera en el calefactor y se la clavaban en los dedos y en la espalda», precisó.
También dijo que la acosaban durante los recreos donde, según la denuncia, la obligaban a comer pasto, porque le decían que era una vaca. La chica está bajo tratamiento psicológico y sufrió ataques de pánico que obligaron a su internación.
En ocasiones se logran encontrar casos como estos en los cuales el niño es el que recibe por parte de otras agresiones innecesarias donde es sometido a muchas burlas y logran asustarlo y excluirlo de los demás. Las familias a veces no se enteran de lo que ocurre dentro del establecimiento porque el niño se oculta y no dice nada, se terminan enterando por tener algún daño físico, moretones o algún tipo de rasguño o como también darse cuenta por los comportamientos que tiene.
Hoy en día ocurre muy seguido el tema del bullying dentro área escolar, por lo general cuando uno no es aceptado por tal grupo ahí es donde comienza el conflicto verbal con burlas, empujones, comentarios que hieren al otro mientras que el que se encuentra del otro lado goza o lo realiza solo por diversión.
La victima luego de recibir tantos maltratos, comienza a tener miedo y perder la confianza en si mismo como en las personas que lo rodean así alejándose de a poco de todos, cambiando su calidad de vida. Al hacerse habitual como algo de todos los días el niño cambia sus propios pensamientos, formar de ser, la manera de actuar dejando atrás todos sus proyectos de lado, donde disminuye su rendimiento escolar aumentando así los problemas para él. También pudiéndole causar daños físicos, psicológicos y social.
El agresor suele dar el pie a este caso cuando es apoyado por un grupo, que lo motivan para estar en contra de una víctima que se encuentra indefensa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *