25 mayo, 2024

¡Está llegando el verano! ¿Querés empezarlo con una figura increíble? ¿Estás cansado de hacer ejercicios y no obtener ningún resultado? Con el nuevo “ReduceGrass” perderás peso en cuestión de días, sin dejar de comer y sin ningún esfuerzo. Muchas figuras ya lo probaron ¡Hace como Catherine Fulop y lucite este verano!; ¿Cuántas veces escucharon publicidades como esta?

Esto sucede porque el objetivo de las  publicidades, o mejor dicho de los publicistas, es persuadir al público, convenciéndolo de que necesita un producto o un servicio,  así de esta manera obtener su dinero. Muchas veces, nos sucede que compramos determinado producto, por ejemplo el “ReduceGrass”, porque nos dejamos influir por la publicidad y nos convence de que verdaderamente en pocos días vamos a lucir una figura fantástica. Esto también ocurre, porque la publicidad nos brinda información que realmente nos interesa para obtener el resultado deseado, ¿Quién no quiere perder peso en pocos días, sin ningún esfuerzo y lo más importante… ¡sin dejar de comer!?

Existen diferentes tipos de persuasión, como la racional, emotiva y la inconsciente. En este ejemplo utilizamos la racional deductiva, que nos indica que el verano está llegando, lo cual avisa a nuestro público objetivo que es hora de perder esos kilitos de más; también utilizamos la persuasión inductiva, con la figura de Catherine Fulop, es decir que si ella perdió peso con ese producto, vos también lo podes lograr.

Podemos decir entonces, que la publicidad es una forma de comunicación, que posee un público objetivo específico y tiene un fin comercial, también busca informar y persuadir al consumidor. Al ser transmitido por un medio masivo de comunicación tiene una gran llegada a diferentes tipos de clases sociales, y de manera inmediata.

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *