16 junio, 2024
Para trabajar necesitamos salud la OMS lo define como «un estado completo de bienestar físico, psíquico y social y no solo la ausencia de enfermedad»
Primeramente debemos saber que con salud se puede realizar un buen trabajo, también se debe saber que el trabajo causa muchas veces daño a la salud, fatiga y estrés.
Si bien es importante el control de los factores de riesgo en el ambiente laboral, para mantener un adecuado estado de salud , prevenir accidentes y enfermedades profesionales y desempeñar bien su trabajo también lo son: los servicios de salud ocupacional y el comportamiento en el trabajo.
El tipo de trabajo  y las condiciones en las que se desarrolle influyen significativamente en la salud, privilegiándola o deteriorándola las condiciones del medio ambiente laboral y el tipo de organización del trabajo  tienen influencia directa e indirecta sobre la problemática de la salud.
INDIRECTA
Los bajos ingresos que reciben los trabajadores se traducen en inadecuadas condiciones de vida: alimentación deficiente, vivienda inadecuada, malos servicios, vestido, recreación faltante. Como consecuencia el organismo del trabajador es mas susceptible a las enfermedades y a los accidentes y es mas sensible a los efectos tóxicos de diversas sustancias que usa o se encuentran presentes en los lugares de trabajo.
DIRECTA
Factores como la presencia de contaminantes en el medio, la implantación de ritmos rápidos, el alargamiento de la jornada de trabajo, entre otros producen un deterioro de la salud de los trabajadores.
Entonces como se menciono antes el trabajo puede llegar a producir problemas en la salud  lo que se llama «enfermedades profesionales»
De  acuerdo  con  el  Protocolo  de  2002  del  Convenio  sobre  seguridad  y  salud
de  los trabajadores,  1981,  la  expresión  «enfermedad  profesional»  designa  toda  enfermedad  contraída por la exposición a factores de riesgo que resulte de la actividad laboral.
Enfermedades y lesiones relacionadas con el trabajo:
Un comité de expertos de la OMS recomendó que además de las enfermedades
profesionales  reconocidas  se  introdujera  e  término  «enfermedad  relacionada  con
el  trabajo»,  para  aquellas  enfermedades  en  las  cuales  las  condiciones  y  medio ambiente de trabajo influyen considerablemente.
Se  constituye  así  un  grupo  muy  amplio  de  enfermedades  que  si  bien  no reconocen como único agente causal al trabajo,  pueden verse desencadenadas, agravadas o aceleradas por factores de riesgo presentes en el medio ambiente de  trabajo:
Enfermedades infecciosas:
tales como el paludismo o las parasitosis, que si bien se   encuentran   en   el   resto   de   la   población   no   trabajadora,   presentan   alta  incidencia  entre  trabajadores
que  carecen  en  sus  lugares  de  trabajo  (agricultura,  minería,   construcción,   sector   informal   urbano,   etc.)   de   las   condiciones   de   saneamiento básico.
Enfermedades   cardiovasculares:   La   hipertensión   arterial   y   la   enfermedad
coronaria  son  dos  ejemplos de  enfermedades  de  alta  incidencia  en  la  población
que  pueden  desencadenarse,  agravarse  o  acelerar  su  evolución  en  condiciones  de trabajo que expongan al individuo a situaciones de estrés térmico, sobrecarga física, turnos rotativos o estrés mental por sobrecarga psíquica de trabajo además de la exposición a sustancias químicas como monóxido de carbono, nitroglicerina etc.
Enfermedades  músculo-esqueléticas:
Los  dolores  de  la  región  lumbar,  de  los  hombros o de la nuca se ven con mucha más frecuencia entre trabajadores cuyas condiciones  de  trabajo  les  exigen  una  sobrecarga  mayor  a  dichos  segmentos  corporales  ej.:  estibadores,  choferes,
enfermeros,  y  toda  otra  actividad  que  implique trabajo manual pesado, posturas incómodas o estáticas por períodos de tiempo  prolongado  inclinaciones  o  torsiones frecuentes  y  el  deficiente  diseño  ergonómico de los lugares de trabajo.
La exposición a vibraciones (ej.: conductores de máquinas viales, etc.) se vincula
entre otras cosas con la aparición de artrosis.
Enfermedades  psicosomáticas :
Las  inadecuadas  condiciones  y  medio  ambiente  de trabajo se relacionan en forma directa, con la aparición de enfermedades como el consumo y dependencia de alcohol, tabaco o drogas de abuso y afectan a trabajadores expuestos a
situaciones de alto estrés ya sea por sobrecarga física o psíquica, migración, ansiedad o temor.
El trabajo en turnos rotativos se vincula a la presencia de úlceras, perturbaciones
del sueño, apetito y trastornos gastrointestinales. Envejecimiento  precoz  ,  alteraciones de  la  reproducción  y  cáncer  :Son  otros  de  los  problemas  de  salud  que  sabemos  se  desencadenan,  aceleran  o  agravan  por  las condiciones de trabajo.
Lo que se debería hacer:
La capacitación en la Prevención de Enfermedades Profesionales.
La detección de riesgos en los ambientes de trabajo.
La cuantificación del riesgo
La concientización todos los niveles de la empresa de la necesidad de realizar cambios en los ambientes de trabajo.
La eliminación del riesgo del ambiente de trabajo. Ante la imposibilidad de eliminar el riesgo, a su atenuación.
El asesoramiento para adoptar  elementos de probada eficiencia en protección personal
El  monitoreo posterior a la puesta en marcha de políticas de prevención.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *