25 mayo, 2024

La importancia de las pausas activas:

Existen razones muy importantes para que nos animemos, en la casa o en la oficina, a realizar pausas activas y existen diversas maneras de ponerlas en práctica. Nos tomara solo unos breves minutos pero al final de la jornada notaremos los inmensos beneficios para nuestra salud y bienestar.

Desde 1950, el ámbito laboral ha sido reconocido como un espacio adecuado para la promoción de la salud y luego, en 1995 esto fue ratificado por la Organización Mundial de la Salud, OMS y la Organización Internacional del Trabajo OIT. En la actualidad laboral no siempre se le da la apropiada atención a la prevención de problemas como la fatiga, las tareas monótonas, y los puestos de trabajo mal diseñados.

Las pausas activas han sido una de las principales herramientas de la salud ocupacional para promover actividad física enfocada a mejorar movilidad articular, realizar estiramientos y ejercicios que propicien cambios de posición y disminución de cargas osteomusculares por mantenimiento de posiciones prolongadas y/o movimientos repetitivos durante la jornada laboral. Los trabajadores que debido a las tareas que le exigen permanecer de pie y en un lugar determinado sufren con mayor frecuencia alteraciones en su salud debido a la falta de movilidad.

Aquellas personas que permanecen frente a una computadora y en la misma posición a menudo manifiestan síntomas de molestias musculares que si no se corrigen a tiempo pueden acarrear graves problemas de salud al mantener una misma posición durante varias horas de trabajo. Estas son las 10 razones para realizar pausas activas durante su jornada:

1).Disminuye el estrés.

2).Favorece el cambio de posturas y rutina.

3).Libera estrés articular y muscular.

4).Estimula y favorece la circulación.

5).Mejora la postura.

6).Favorece la autoestima y capacidad de concentración.

7).Motiva y mejora las relaciones interpersonales, promueve la integración social.

8).Disminuye riesgo de enfermedad profesional.

10).Mejora el desempeño laboral.

Pero, ¿qué ejercicios hacer?

Como su nombre lo indica, una pausa activa es un momento de activación que permite un cambio en la dinámica laboral donde se puede combinar una serie de movimientos que activan el sistema musculo-esquelético, cardiovascular, respiratorio y cognitivo. En el sitio de trabajo o en la casa, cada dos horas pare lo que está haciendo y por espacio de unos 5 a 10 minutos, ponga en práctica los siguientes ejercicios:

1).Suba y baje escaleras.

2).Ponga música y baile.

3).Practique ejercicios de activación de la respiración, solo/a o en grupos, así como masajes en el cuello y hombros.

4).Realice ejercicios de coordinación y estiramiento.

5).Si tiene forma y acceso para hacerlo, salga a caminar a un parque o por los corredores de la oficina.

Incluso, cada 30 a 60 minutos, o cuando se sienta cansado, puede realizar mientras está sentado movimientos articulares por algunos segundos en las manos, cuello, hombros, brazos, cintura y piernas, o ejercicios de relajación visual de la siguiente manera: abra y cierre los ojos con fuerza, realice movimientos oculares (derecha -izquierda, arriba – abajo, círculos), cubra y descubra los ojos con las palmas de las manos.

La prevención de cualquier alteración en la salud debe la principal premisa a la hora de actuar dentro de cualquier organización y la aplicación de cualquiera de estas pausas activas nos ayudara a llegar al objetivo de adaptar las tareas diarias a las necesidades de cada persona. Es de suma importancia que sea un compromiso compartido entre trabajadores, responsables de higiene y seguridad, y la parte gerencial de la empresa. Solo así notaremos las grandes ventajas de promover estas practicas que son tan beneficiosas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *