24 mayo, 2024

¿Qué es el asbesto o amianto?
Es una fibra mineral que conforma un grupo de silicatos minerales y fibrosos.
Estos se dividen en dos familias: el crisotilo o asbesto blanco y los anfiboles: crocidolita o asbesto azul, amosita o asbesto cafe, anofilita trimolita y actinolita.
Resistencia:
? Mecánica
? Al fuego
? A la fricción
? A la abrasión
? A agentes químicos

Usos
Las excelentes propiedades que presenta el asbesto y su relativo bajo costo, han hecho que su uso se extendiera a numerosos productos: tejas, azulejos, baldosas, papel, fibrocemento; fabricación y reparacion de partes vehiculos (embragues,frenos,juntas o componentes de la transmisión), fabricación, reparación y mantenimiento de materiales ferroviarios, construcción naval,siderurgia, en centrales térmicas y nucleares y en diversos materiales textiles, envases o revestimientos; calderas, cañerias, acustización, chapas, tanques.

¿Como ingresa el asbesto al organismo?
La exposición al asbesto se produce principalmente por inhalación de las fibras contenidas en el aire contaminado del entorno laboral y, también en el ambiente próximo a los puntos de extracción de dichas fibras, así como en el interior de viviendas y locales construidos con materiales que contienen asbesto que se desmenuza fácilmente (friable).
La exposición también puede producirse durante la instalación y utilización de productos que contienen asbesto y el mantenimiento de vehículos automotores. Muchos edificios todavía incluyen materiales fabricados con asbesto, por lo que, durante su mantenimiento, reforma, eliminación y demolición, siguen provocando una exposición a esas fibras minerales. Su presencia, como parte integral de las estructuras, sigue generando exposición, debido al desgaste de las mismas.
Las fibras de asbesto, debido a su pequeño tamaño y su forma larga y delgada,
pueden permanecer en el aire mucho tiempo y, por lo tanto, podemos respirarlas. Al ser respiradas pueden penetrar fácilmente en los tejidos del cuerpo y, debido a su biopersistencia o resistencia biológica (capacidad de permanecer en el organismo), pueden quedarse en el cuerpo durante muchos años. Aunque la principal vía de penetración de las fibras de asbesto en el organismo sea la respiratoria, también puede entrar por vía digestiva. No se sabe con exactitud, pero se cree que cuando tragamos la materia mucosa con contenido de fibras de asbesto, éstas pueden quedar atrapadas en los intestinos y de ahí pasar al peritoneo o recubrimiento del abdomen.

¿Qué causa el asbesto en nuestro cuerpo?
Las fibras de asbesto pueden estar en suspensión en el aire y mediante el proceso normal de respiración las inhalamos. Éstas pueden alcanzar el pulmón y permanecer en él durante cierto tiempo convirtiéndose en una fuente constante de irritación que desemboca en una alteración y destrucción del tejido pulmonar.
Una vez que las fibras están dentro del cuerpo, pueden cambiar de sitio, aunque no
se sabe bien cómo. Pueden trasladarse desde los pulmones a la pleura o a los
ganglios del sistema linfático, lo que significa que pueden ser llevadas a otras partes
del cuerpo desarrollando distintos tipos de enfermedades causadas por el asbesto
En la actualidad aparecen numerosos estudios que dan cuenta del efecto del
asbesto sobre las arterias, aumentando la mortalidad por accidente cerebrovascular
y por cardiopatía isquémica, entre los trabajadores en contacto con las
fibras de esta sustancia.
El asbesto causa mesotelioma y cáncer de pulmón, laringe y ovario. Se han observado asociaciones positivas entre la exposición a todas las formas de asbesto y el cáncer de faringe, estómago y cáncer colorrectal. Todas las formas de asbesto son cancerígenas para los humanos.
Estas patologías tienen una serie de puntos en común:
• Largo período de latencia (tiempo que pasa desde que comenzó
la exposición al asbesto hasta que aparece la enfermedad). Hablamos
de 20 a 40 años o más.
• Pronóstico irreversible.
• Son enfermedades que en la actualidad no tienen cura.
• No existe un nivel de exposición por debajo del cual los riesgos
a la salud no existan.
• El riesgo persiste a lo largo de toda la vida
ASBESTOSIS: es una neumoconiosis (acumulación de polvo en los pulmones
y la reacción tisular patológica ante su presencia), provocada por el
contacto entre las fibras de asbesto y el tejido pulmonar. Puede agravarse aún
habiendo cesado la exposición al agente de riesgo. La asbestosis es una .
DERRAME PLEURAL BENIGNO: es una manifestación común durante
los primeros 20 años tras la exposición; puede ocurrir de 1 a 60 años a partir
de la exposición inicial. Se define como un derrame, generalmente unilateral,
que ocurre en relación con la exposición al asbesto, en ausencia de otros
factores, y no va seguido de la aparición de tumores malignos en los siguientes
3 años. Muchos casos son asintomáticos. El derrame pleural no modifica
el riesgo de mesotelioma maligno, pero es indicador de exposición, generalmente
de nivel elevado, y por lo tanto de riesgo de tumores malignos, enfermedad pulmonar de desarrollo lento y paulatino que está relacionada con la inhalación de partículas de cualquier variedad de asbesto , que se van
acumulando en los pulmones. Se suele desarrollar tras un período de exposición
al asbesto de al menos 5 años, aunque se fija como tiempo medio de latencia 20 años.
Su aparición depende de tres condiciones:
• Inhalar mucha cantidad de partículas de asbesto.
• Durante mucho tiempo y de forma constante.
Se caracteriza por una fibrosis pulmonar (endurecimiento del tejido pulmonar).
El pulmón cicatriza en torno a la fibra y no puede obtener el oxígeno que necesita la sangre por lo que el corazón tiene que trabajar más para enviar sangre rica en oxígeno a todas las células. Esta dificultad respiratoria a la larga puede llevar a una insuficiencia cardíaca y terminar ocasionandola muerte. Inicialmente no presenta síntomas. En estadios avanzados nos podemos encontrar con: disnea (fatiga), tos seca, cianosis y fallo cardíaco por insuficiencia respiratoria entre otros. Es una enfermedad grave que evoluciona lentamente y de manera progresiva, incluso después de haber cesado la exposición, hasta la insuficiencia respiratoria y cardíaca pudiendo llevar a la muerte. Esta insuficiencia evoluciona de forma más aguda y rápida en fumadores.
Tiene tratamiento pero en la actualidad no hay curación. A los primeros síntomas se aconseja dejar de fumar, realizar una vigilancia médica periódica y retirar al trabajador de la fuente de exposición.

PREVENCIÓN:
En principio se debe identificar la presencia de materiales con asbesto y su
estado de conservación (inspección visual, análisis de muestras, medición de
presencia de fibras en el aire).
La presencia de fibras de asbesto deberá generar la suspensión de las actividades
hasta que se compruebe la inexistencia de las mismas en el lugar.
Como siguiente acción se debe proceder a su extracción y/o sustitución. Para
esto se deberá confeccionar un plan de trabajo que comprenda el detalle de
todas las tareas a realizar, los controles, requisitos, etc.
En nuestro país no existe un protocolo legal para la extracción del asbesto,
por este motivo deberemos valernos de los procedimientos internacionales o
de protocolos técnicos.
La extracción de este material implica el desarrollo previo de un plan de
trabajo seguro, un procedimiento que especifique: tareas, tiempos, elementos
de protección, tratamiento y disposición final del asbesto como residuo
peligroso, capacitación de los trabajadores encargados de las tareas, preparación del espacio de trabajo, requerimientos de seguridad para la circulación
de personas durante la remoción, responsabilidades, etc.
Puede convocarse a bomberos (voluntarios y/u oficiales), para realizar la
extracción de ciertos materiales que contengan asbesto, como por ejemplo
chapas de fibrocemento. Esto será posible si los mismos cuentan con formación
y adiestramiento para el manejo del material

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *