18 mayo, 2024

PREVENCIÓN DE INCENDIOS

La prevención de incendios es un objetivo en el que pueden y deben participar activamente, junto con los Bomberos, los propietarios o responsables de los edificios y establecimientos, los funcionarios que deban intervenir en los procesos de supervisión administrativa, los representantes de los trabajadores para la prevención de riesgos laborales, los voluntarios de protección civil que quieran organizar campañas de divulgación y asesoramiento a los ciudadanos, etc.
Considerando que toda edificación, obra civil e instalaciones en general, tienen que reunir las condiciones mínimas de seguridad, comodidad, higiene y bienestar, en especial las dedicadas a sitios de reunión pública y trabajo en general y que la vigilancia y el mantenimiento que debe darse a cada edificación, los edificios públicos y privados a adoptar medidas preventivas para su evacuación y mitigación en casos de fenómenos fortuitos (incendios), surge la necesidad de la elaboración e implementación de un plan de emergencias contra incendio.

CONSEJOS PRACTICOS PARA PREVENIR INCENDIOS
• Mantenga el orden y la limpieza en los lugares de trabajo.
• No acumule elementos inflamables ni combustible en su lugar de trabajo, tenga sólo los que necesita para realizar la tarea. Recuerde separar las sustancias químicas incompatibles.
• Utilice los productos inflamables sólo en lugares abiertos o suficientemente ventilados.
• No utilice triples para conectar varias cosas en un solo enchufe, la sobrecarga de las líneas eléctricas es una de las principales causas de incendios.
• Respete las indicaciones de prohibido fumar ya que en los lugares donde se encuentran éstos carteles existe riesgo de incendio.
• Nunca arroje colillas de cigarrillos, fósforos o elementos encendidos en recipientes con residuos.
• Nunca coloque objetos o muebles delante de elementos de extinción, estos deben estar al alcance y a la vista de todos y «está prohibido obstruirlos».
• Nunca pruebe por su cuenta un extintor, ya que en la mayoría de los casos, por más que su utilización sea mínima, éstos se despresurizan y quedan inutilizados.
• Una vez utilizado un extintor se debe dar aviso a quien corresponda para proceder a su recarga.
• Recuerde que los extintores manuales son efectivos sólo para principios de incendios, por lo que debe utilizarse el equipo adecuado para la clase de fuego.

Se tiene por objeto establecer el procedimiento que se debe seguir para la elaboración e implantación de un Plan de Emergencia contra incendio, que está integrado por una serie de actividades desarrolladas en forma progresiva desde la identificación por la evaluación de riesgos, los recursos disponibles la elaboración del plan de auto proyección, mejoras de la planta física hasta la enseñanza práctica a través de ejercicios.
La evaluación del riesgo describe y valora las situaciones de riesgo de incendio en las edificaciones o instalaciones, en relación con las actividades desarrolladas y los medios de protección disponibles. Para realizar una evaluación de riesgo se debe considerar también, el Riesgo Potencial.

Tenemos hoy como factores preventivos, la elaboración de normas y leyes sobre edificaciones y sus ocupaciones, control de materiales combustibles e inflamables, control de mantenimiento para máquinas y equipamientos en general y sistemas eléctricos, además de inspecciones de riesgo, con el objetivo de detectar situaciones propicias para el surgimiento y arrastramiento de un incendio; instalación de sistemas y equipamientos que permitan el combate rápido a principios de incendio, entrenamiento de personas en el uso de esos equipamientos y en los procedimientos de abandono de las edificaciones siniestradas.
La conciencia de prevención de incendios debe partir del hogar, donde los niños deben ser instruidos sobre los riesgos del fuego, los peligros con fuegos de artificios y globos, riesgos eléctricos, riesgos de los productos químicos domésticos, entre otros.
Protección contra incendios comprende entonces un conjunto de normas y reglamentaciones destinadas a evitar estos siniestros en el uso de edificios, como así también las condiciones de construcción, situación, instalación y equipamiento que deben observarse, y que de acuerdo a la variaciones entre uno u otro aspecto que le asigne cada país, en general, las reglamentaciones que prevén el problema del incendio, y sus posibles consecuencias tienen en cuenta los siguientes aspectos:

Que el incendio no se produzca
Si se produce que quede asegurada la evacuación de las personas
Que se evite la propagación del fuego y los efectos de los gases tóxicos
Que se faciliten las tareas de ataque al fuego y su extinción
Que como consecuencia del siniestro no se originen daños estructurales irreparables.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *