12 junio, 2024

“Agradecé que tenes trabajo”, una frase que lamentablemente se usa cada vez con más frecuencia, y la mayoría de las veces lo único que se agradece es el simple hecho de recibir un sueldo “digno”, pero a cambio hay que entregarle los mejores años de vida y muchas horas diarias de pesado trabajo y hasta a veces sabiendo que hay una clara violación de los derechos del trabajador.

Es común encontrar empresas que cometen toda clase de abusos sabiendo que el trabajador las va a aceptar porque necesita el trabajo… el sueldo en realidad. Hay una larga lista de violaciones de los derechos del trabajador, pero estas son las mas comunes:

Contrato laboral inexistente

Las empresas buscan acortar todo tipo de gastos, incluso si esto requiere tener empleados en negro, para no pagar aportes y/o utilizar esto como un escudo en caso de que el trabajador quiera presentar cualquier tipo de queja/denuncia, no haya prueba alguna de que fue empleado de la misma. Además, ante una necesidad de despido, no tener que pagarle la indemnización que le corresponde.

Contratos por tiempos determinados

Este tipo de contratos son los que se otorgan al trabajador por cierto tiempo, conocido como el famoso “A prueba”. Una vez terminado el tiempo especificado se termina la relación laboral, se pagan al trabajador partes proporcionales de las prestaciones de ley, se firma una renuncia y se firma un nuevo contrato por tiempo determinado y así se repite la historia sucesivamente, todo con la finalidad de evitar que se genere antigüedad para vacaciones, primas de antigüedad en caso de indemnización y que sea fácil prescindir de él.

Jornada de trabajo excesiva

Muchos de los empleadores obligan a sus trabajadores a trabajar horas extra sin remuneración, con la simple excusa de que son trabajadores de confianza, o realizando “castigos” bajándoles las horas a la semana siguiente para que el sueldo sea cada vez menor, se niegan días de estudio, etc.  Igualmente sucede con el trabajo en días feriados, el trabajador no tiene la obligación de trabajar esos días, se les plantea que son “”OPCIONALES”” (si, con dos comillas) y si se niega las consecuencias le serán desfavorables en el futuro.

Las normas sobre jornada laboral exigen un máximo de 48hs semanales, con un descanso diario cada cuatro horas trabajadas. Teniendo una diferencia minima de

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *