25 mayo, 2024

La franquicia es  un modo de distribución o de comercialización de un determinado producto o servicio, en el que intervienen dos partes, la poseedora de la marca (el franquiciante) y el posible comprador (el franquiciado). Técnicamente se definiría de la siguiente manera:  Es un convenio contractual entre dos personas naturales o jurídicas, en el cual, una de las partes (El Franquiciador) otorga o cede, bajo determinadas condiciones, a la otra parte (el Franquiciado), los derechos de uso de su marca, logotipo, así como su saber hacer, para la fabricación o comercialización de un producto, o la prestación de un servicio, a cambio de un pago inicial de asociación y consecutivos pagos en relación al volumen de ventas del Franquiciado.

El franquiciante se encuentra en la obligación de:

  • Ceder el uso de la marca.
  • Transferir el know-how a través del entrenamiento y los manuales de operación y brindar asistencia permanente.
  • Por su parte, el franquiciado tiene la obligación de:
  • Cumplir con los estándares de calidad y operación.
  • Dar un buen uso a la marca y abonar el derecho inicial y, si corresponde, las regalías.

 

En el convenio contractual es fundamental,  ser muy claro, que no deje lugar a dudas a las dos partes. Mucho del éxito de las franquicias está aquí.

Las políticas operativas y el manual de operación son fundamentales en los negocios franquiciados. Se debe colocar el mayor esfuerzo en hacer estos dos aspectos bien para que la franquicia sea exitosa tanto para el franquiciador como para el franquiciado. El éxito del franquiciado aumenta el éxito del franquiciador, mientras que un fracaso lo puede afectar en algo o en mucho, dependiendo de cuantas franquicias tenga

Los sistemas de franquicia se sustentan en tres pilares básicos:

  • Una marca exitosa, que otorga una objetiva confiabilidad dentro del mercado donde se actúe.
  • Un elaborado know-how, que estructura el estilo del negocio y es lo que lo diferencia de cualquier otro sistema de distribución comercial.
  • Una asistencia técnica brindada por el franquiciante, que debe estar dirigida a mantener la red a la vanguardia de todos los demás comerciantes que compitan en el rubro.

 

La publicidad que hace el franquiciante, el poder de venta de la marca y las estrategias de marketing aumentan el atractivo de este sistema de comercialización. Sin embargo, es importante tener en cuenta que, al exhibir una determinada marca, el franquiciado arrastra tras de sí una serie de políticas y estrategias que el franquiciante impuso en el mercado. Concordar con ellas es un requisito fundamental para la evolución armoniosa del negocio.

 

Generalmente la estructuración de una franquicia sigue los siguientes siete pasos:

  • Determinar el producto o servicio de la empresa a franquiciar
  • Cumplir con los requisitos legales
  • Formular y establecer las políticas operativas
  • Realizar el manual de operaciones
  • Determinar lo referente a las ventas, la mercadotecnia y las relaciones públicas.
  • Desarrollar el programa de capacitación
  • Establecer el centro de servicios.

Todos y cada uno de estos pasos son importantes y se debe colocar el mayor esfuerzo en completarlos bien, ya que de esto depende el éxito de la franquicia. Sin embargo, como ya se dijo antes los pasos 3 y 4, referentes a las políticas operativas y el manual de operaciones, amerita un cuidado especial, clave.

 

Se puede enumerar los siguientes tipos de franquicias: Franquicias de producción; de distribución; de servicios; industrial; asociativa; financiera; activa; multifranquicia; plurifranquicias; franquicia córner; franquicia máster; franquicia de conversión

Algunas ventajas de este sistema puede ser: Los negocios integrantes de la cadena poseen un mayor poder de compra que los negocios independientes, por lo que pueden ofrecer precios más competitivos. Además cuentan con la posibilidad de realizar más publicidad y hacer, de esta forma, más conocida a la marca.

Mc Donald s es un claro ejemplo de negocio de franquicias. Si bien no fue el primero, es uno de los precursores en el negocio. Una empresa que comenzó sus actividades con un pequeño restaurant de comida rápida en Estados Unidos, y que actualmente ha conseguido una increíble expansión no solo a nivel país sino también a nivel internacional. Pertenecía a los hermanos Dick y Mac Donald s  forjaron esta empresa sobre tres pilares, consistencia, innovación y capacidad de recupero. Ray Kroc, un vendedor Illinois, fue el primero que les propuso franquiciar el negocio al ver lo bien que atendían los hermanos a un gran número de comensales. Kroc hizo grandes aportes de innovación al negocio.

Lo primero que se propuso, fue lograr que el producto sea homogéneo en todos los locales, que el ambiente percibido por los clientes sea el mismo en todos los locales de la marca. Esto es fundamental sobre todo en los locales del exterior donde en general la persona que entra a esos lugares de franquicias busca sentirse un poquito en casa cuando está de viaje.

La innovación no solo fue tecnológica sino también abarco a sus productos, ya que continuamente se reinventa para lograr una nueva atracción a sus clientes. Además de una continua adaptación según sea el país de residencia del local para estar de acuerdo con los gustos de las personas.

En conclusión el desarrollo de políticas y procedimientos eficientes y la constancia hacen crecer la confianza del cliente en la marca. Tener procesos consistentes bien cimentados permite que el negocio sea flexible a la hora de innovar y adaptarse a los intereses de los clientes, y así, mejorar la marca con impacto negativo mínimo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *