15 junio, 2024

 

¿Cómo se registra la contabilidad?

Desde la existencia de los primeros sistemas de escritura, el hombre tuvo la necesidad de  llevar a cabo el registro de aquellos datos de la vida económica que le eran preciso recordar, con el fin dejar asentados los movimientos de dinero.

A través de la evolución e implementación de sociedades donde la economía ya no solo pertenecía a la vida cotidiana, sino al resultado de un complemento de actividades llevadas a cabo con una o más personas, se genero la necesidad de utilizar un común proceso legalizado de control económico.

Debido a dicha necesidad la legislación mercantil estableció cuáles son los registros contables obligatorios, exigiendo formas y procesos para realizarlos. Obligando a llevar su contabilidad a todas las personas jurídicas privadas y quienes realizan una actividad económica organizada o son titulares de una empresa o establecimiento comercial, industrial, agropecuario o de servicios. Cualquier otra persona puede llevar contabilidad si solicita su inscripción y la habilitación de sus registros o la rubricación de los libros, como se establece. Suelen componerse de la fecha, las cuentas intervinientes, el importe y una descripción. Cada asiento debe aparecer identificado mediante números o letras y debidamente titulado, con el fin de facilitar su lectura y su cruce con los Estados correspondientes. Cuando sea práctico y significativo, deben referenciar en el cuerpo de los Estados Financieros. Las cuentas iníciales deben identificar el ente económico, resumir sus políticas y prácticas contables y los asuntos de importancia relativa. Deben ser presentadas en una secuencia lógica, guardando en cuanto sea posible el mismo orden de los rubros financieros. No son un sustituto del adecuado tratamiento contable en los Estados Financieros. Como punto tenemos que los estados financieros son una prueba incuestionable de la actividad económica, por ello es de vital importancia prepararlos con los parámetros antes descritos. Todos estos datos quedan registrados en el libro contable y permiten controlar el estado económico de la entidad. Son documentos que soportan y reflejan los hechos con trascendencia en la realidad económica de la empresa a lo largo de un período de tiempo.

Existen libros esenciales; libro diario (en el cual se consignan cada día todos los acontecimientos económicos de una empresa, es decir, todas las transacciones que se lleven a cabo, y siempre siguiendo un orden cronológico), libro mayor (recoge todas las operaciones económicas registradas en el libro diario, permite ver los movimientos que se han realizado en una cuenta contable específica, teniendo así un control de lo que ha entrado y salido en esa cuenta en particular), libro de inventario o balance (reflejan la situación del patrimonio de la empresa en una fecha determinada. Los balances se crean cuando hemos pasado las cantidades de las cuentas de los asientos a su libro mayor.)

Todos los registros contables deben ser llevados en forma cronológica, actualizada, sin alteración alguna que no haya sido debidamente salvada. También deben llevarse en idioma y moneda nacional. Deben permitir determinar al cierre de cada ejercicio económico anual la situación patrimonial, su evolución y sus resultados

Desde mi punto de vista debemos considerar libros como almacenamiento del sistema de registro contable, ya que la contabilidad en la forma y con los requisitos prescritos debe ser admitida ante cualquier ente como medio de prueba junto con los comprobantes respaldatorios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *