Soldadura y humos con sabor metálicos

    0
    1216

     

    El humo de la soldadura contiene contaminantes que pueden dañar las vías respiratorias, los pulmones y el sistema nervioso e incluso provocar cáncer.  En muchos casos los síntomas pueden tardar meses -incluso años- en manifestarse. La prevención pasa por una correcta ventilación del proceso, combinada con el uso de EPP.

    Un soldador sin protección corre el riesgo de inhalar hasta medio gramo de partículas venenosas durante un turno de trabajo de ocho horas. Los soldadores tienen un 40% más de posibilidades de desarrollar un cáncer de pulmón.

    Los daños higiénicos traen consecuencias no inmediatas, ya que las Enfermedades Profesionales (EP) tardan periodos largos en presentarse. Ello provoca cierto relajo en la protección directa y cotidiana de los riegos higiénicos.

    Durante los procesos de soldadura, y también en las operaciones relacionadas con dichos procesos, como por ejemplo cortar o fundir un material, se generan un amplio número de contaminantes a los que el trabajador / soldador puede estar expuesto. El tipo de contaminante que se genera depende del tipo de soldadura, del material de aporte (electrodo, varilla).

    Los posibles accidentes y enfermedades profesionales a los que se expone el trabajador dependen de los contaminantes que se generen. También es importante saber que si el soldador realiza su tarea en un sector no acorde con las normas de trabajo, ósea fuera del área de las cabinas, puede afectar la salud de otros trabajadores que estén realizando otras tareas totalmente diferentes a la soldadura. Estas situaciones requieren un buen análisis del lugar, evaluando que el humo provocado por la soldadura no afecte, primero al soldador y segundo, al resto de los empleados. 

    Exposición a contaminantes tóxicos

    Inhalación de humos metálicos provenientes del metal de base y de los electrodos. Los contaminantes  pueden ser óxidos de hierro, cobre, cromo, níquel, manganeso, cobalto, aluminio, molibdeno, titanio, tungsteno y el vanadio, entre otros. Los soldadores de aceros inoxidables de alta aleación, con mucho volumen en cromo y níquel, presentan un mayor riesgo de padecer un cáncer de pulmón. La inhalación de humos de cromo es uno de los principales riesgos de los soldadores. Otro metal que afecta de manera severa al organismo del hombre es el manganeso puede provocar efectos sobre el sistema nervioso central y por último, el cadmio que daña pulmón y riñones.

    Inhalación de gases y vapores provenientes de soldadura que en este grupo contaminantes son el ozono, monóxido de carbono, dióxido de carbono, óxidos de nitrógeno.

    Procesos de las soldaduras

    • Soldar acero inoxidable

    En soldadura mediante los métodos MIG, TIG o plasma, el humo que desprenda la soldadura de acero inoxidable siempre estará contaminada con partículas, normalmente de cromo y níquel, siendo la inhalación del cromo la más peligrosa. El método TIG no produce mucho humo, pero sí grandes cantidades de ozono.

    • Soldar materiales con superficies tratadas

    Se liberan varios contaminantes peligrosos. Al soldar acero galvanizado, se liberan partículas de óxido de zinc, responsables de la conocida como ‘fiebre del fundidor de zinc’. Si la soldadura se efectúa sobre materiales pintados, habrán de extremarse las precauciones, pues muchos tipos de pintura emiten contaminantes altamente nocivos. Cuando el material a soldar se ha tratado antes con un disolvente, esta pintura contiene otros disolventes, lo cual se formarán gases muy tóxicos que requieren protección respiratoria del soldador

    Ventilación en procesos de soldadura

    En todos los casos, además de la ventilación localizada, es necesario instalar sistemas de ventilación general, con el fin de eliminar los humos que se escapen. Siempre se tratara de en condicionar los sectores a acorde lo que dicta la ley.

    Se usan cabinas con campanas de extracción en que la pieza y el soldador puedan situarse en su interior con plataformas giratorias, que permitan hacer movimientos de la posición de la pieza para que la corriente de aire aleje los humos de la posición del soldador. El extractor se llevara el humo y lo liberara fuera de la cabina.

    Actuación apropiada de la ventilación

    La eficacia de los Equipos de ventilación se pueden observar en reducir el riesgos de los humos contaminantes, teniendo en cuenta el tamaño de las piezas que se sueldan,  el tipo de soldadura y la peligrosidad de los humos y la cantidad de humos producidos por el tiempo de trabajo.