21 junio, 2024

La contabilidad ha sufrido transformaciones a lo largo del tiempo, en sus inicios se entendía como un instrumento destinado a servir de recordatorio histórico de las operaciones o actividades pasadas, con su registro en los libros de la entidad (diario, mayor y balance).

En la actualidad, la contabilidad se renovo y cambio sus prácticas profesionales para entrar a un nuevo mundo y a un nuevo concepto de acuerdo con las exigencias de la globalización y el avance económico.

En este tiempo los contadores son personas encargadas del manejo y la administración de empresas, y con la información que poseen, orientan a los directivos para la toma de decisiones además de generar compromisos con ellos mismos y con la sociedad, en tanto que su función es satisfacer las necesidades de información que pueden tener todos los grupos sociales vinculados a una economía determinada, trabajan con el conocimiento, pasado, presente y futuro de la realidad económica y financiera de cada empresa para la que trabajen.

Los investigadores se encontraron con que la contabilidad tradicional no proporcionaba información sobre uno de los activos más importantes de la empresa. Habia cambiado el papel de los recursos humanos en la función productiva y gerencial. El sistema de contabilidad y control de gestión es esencial para controlar una empresa

Es importante señalar que el modelo actual de contabilidad financiera no proporciona información sobre el capital intelectual, además de que trata como gastos del período las inversiones en intangibles, aun cuando pueden estar correlacionados con ingresos futuros. Esto supone que el activo crítico para el éxito en el próximo siglo, el conocimiento, no se reconoce en muchas empresas y, en consecuencia, no se gestiona adecuadamente.

Por último, hay que destacar que, la contabilidad solo estará completa al integrar al capital humano en un sistema que incluya todos los elementos intangibles de la empresa y las interrelaciones que consiguen aumentar su valor, para así asegurar la supervivencia y el crecimiento de la misma. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *