20 junio, 2024

Enfermedades por mala postura en el trabajo

La columna vertebral es la parte del cuerpo que más se ve afectada. Las malas posturas al momento de trabajar, tarde o temprano, cobran factura en la columna vertebral de los trabajadores que pasan la mayor parte de su día frente a una computadora.
En teoría, la jornada laboral debería ser de ocho horas diarias, aunque en realidad, un trabajador permanece más tiempo de su día en la oficina, y lo hace frente a una computadora en un lugar fijo sin la posibilidad de moverse.
Pasar muchas horas sin movimiento puede originar problemas en los músculos y huesos por llevar una vida sedentaria, los cuales se agravan con el paso del tiempo si no se cuida la postura con mobiliario y espacios de trabajo adecuados.
Algunas de las enfermedades a largo plazo que afectan la columna son:
Dorsalgia: Se trata de un dolor intenso en la región dorsal de la columna vertebral. Se presenta, usualmente, en personas que trabajan por periodos largos frente a un escritorio o que no cuentan con una silla ergonómica. Suele confundirse con un simple dolor de espalda, el cual puede esparcirse a los costados o el pecho.
Cervicalgia. Es un dolor en el cuello que se origina, en la mayoría de los casos, en la parte posterior cuando la postura es incorrecta y forzada por mucho tiempo. Este padecimiento puede estar ocasionado por un exceso de esfuerzo corporal. Se manifiesta con hormigueos, debilidad, pérdida de movilidad, dolor de cabeza, mareos o falta de equilibrio.
Cifosis. Es una curvatura de la columna vertebral. Se presenta como una deformación que afecta a las personas que trabajan por tiempos prolongados en sillas que no cuentan con la ergonomía necesaria. Provoca dolor, fatiga, sensibilidad, así como dolor en el pecho en casos muy graves y avanzados.
Tortícolis. Se presenta cuando los nervios cervicales se inflaman. Una de las causas más frecuentes es adoptar posturas inadecuadas al trabajar o estudiar e, incluso, al dormir en una posición que no permite que los músculos del cuello se relajen.
Epicondilitis. Es la inflamación de los tendones que unen los músculos del antebrazo y de la mano con el epicóndilo. Se trata de una lesión de codo común en las personas que se dedican a actividades que involucran un movimiento repetitivo de la muñeca, así como el uso constante del mouse y del teclado de la computadora sin contar con el apoyo correcto.
Como se ha mencionado, la causa de estos padecimientos puede ser la adopción de malas posiciones al momento de trabajar, que se intensifica por el uso constante de la tecnología como laptops y el hecho de ocupar lugares fijos de trabajo.
Por ejemplo, si los trabajadores pasan mucho tiempo frente a la computadora, lo mejor es que utilicen una silla ergonómica que se ajuste a cada movimiento del cuerpo y que esté diseñada para dar soporte a nuestras interacciones con la tecnología actual. Asimismo, es primordial promover los cambios de altura a la que trabaja el empleado con escritorios que apoyan la fisiología y la biología de los usuarios.
No menos importante, es la inclusión de espacios de trabajo que permitan al usuario elegir dónde cumplir con sus tareas, ya sea con soluciones diseñadas para el bienestar del cuerpo y la mente, que proporcionen confort y sujeción de alto rendimiento, con tecnología lumbar que aporta diseño ergonómico en postura lounge, o bien, un sistema versátil con la capacidad de transformarse en minutos para un entorno de colaboración en conjunto, y regresar a una configuración individual en cuestión de minutos.

Relación con los textos leídos:

Al momento de abordar la problemática de los trastornos de salud, relacionados a las malas posturas o condiciones ergonómicas, que sufren los trabajadores en sus lugares de trabajo, debemos considerar algunos aspectos.

El primer punto a tener en cuenta es la identificación de los factores de riesgo, y se trata de una etapa de observación y reconocimiento. Finalizada la misma, el especialista en ergonomía deberá realizar los informes correspondientes a su especialidad, para poder dar paso a la tercer etapa donde se procederá a proponer medidas preventivas y correctivas, para adecuar los puestos de trabajo a las capacidades de los trabajadores.

Es importantes tener en cuenta que, como especialistas en el área de seguridad e higiene, la salud del trabajador y por lo tanto, las medidas preventivas para cuidar las mismas, sin esperar a que se encuentren deterioradas, deben ser prioritarias. De este modo, estaremos contribuyendo al bienestar y seguridad de los trabajadores, disminuyendo los accidentes de trabajo, las manifestaciones tempranas de enfermedad y las enfermedades profesionales (EP),  mejorando la calidad y la producción.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *