23 junio, 2024

Las tareas que requieren gran exigencia intelectual provocan fatiga mental o nerviosa como consecuencia de una exigencia excesiva de la capacidad de información que recibe y a la que, tras analizarla e interpretarla, debe dar respuesta el esfuerzo mental se define como la cantidad de esfuerzo  intelectual que se debe realizar para conseguir un resultado concreto. Los sistemas modernos de producción y gestión aumentan de forma considerable las demandas de la persona porque a menudo se introducen nuevas tecnologías  para aliviar unas exigencias muy elevadas o para dar respuesta a una elevada demanda de producción.

Un exceso de automatización puede comportar la exclusión del ser humano del conjunto operativo, pero no reducir la carga de trabajo, si no que puede dar lugar a niveles de exigencia que van más allá de las capacidades humanas, en concreto, de las capacidades cognitivas y de toma de decisiones

Síntomas: Dolores de cabeza, sensación de cansancio, alteraciones en la capacidad de atención, somnolencia, fallos de precisión en los movimientos y se traduce.

Tareas usuales que requieren esfuerzo mental: Operar con maquinaria más sofisticada  , vigilar permanentemente el buen funcionamiento del equipo, manejar más información para ejecutar tareas ,necesidad de programación de los equipos , manejar información sobre los resultados de la tarea ,memorización para tareas rutinarias ,tener que tomar decisiones rápidas en el proceso ,realizar respuestas rápidas a errores típicos ,tener que elegir entre opciones ,respuesta a errores no típicos , tener que realizar cálculos numéricos  de cierta complejidad ,carga y fatiga mental de trabajo.

Si el nivel de esfuerzo requerido está equilibrado con las capacidades personales, puede hablarse de una franja de activación óptima, que asegura la eficiencia funcional. Pero cuando el trabajo exige el mantenimiento constante de un determinado grado de esfuerzo aparece la fatiga.

La norma ISO 10.075 define el termino fatiga como la alteración temporal de la eficiencia funcional de la persona, esta alteración es función de la actividad previa  y su es estructura temporal. Además de la fatiga, esta norma contempla otros posibles efectos de la carga mental sobre la persona.

La norma ISO 10075-1:2001,habla de 3 tipos de consecuencias de la tensión mental.

Efectos Facilitantes, Efectos perjudiciales, Otros efectos.

Efectos Facilitantes: Entre los primeros estaría el efecto de calentamiento , que consiste en que habitualmente poco después del comienzo de la actividad se produce una reducción del esfuerzo necesario. Para llevarla acabo. También en este Primer grupo se habla de activación. Y es que la tensión mental puede empujar a diferentes grados de activación, defendiendo de su duración e intensidad.

Efectos Perjudiciales: se encontraría la fatiga mental.

Otros Efectos: la norma habla del efecto de la práctica, la cual define como modificación persistente de los resultados individuales obtenidos, asociada a los procesos de aprendizaje y debida a la necesidad repetitiva de oponerse a la tensión mental.

El desempeño del trabajo exige un estado de atención (capacidad de “estar alerta”) y de concentración (capacidad de estar pendiente de una actividad o conjunto de ellas durante un periodo de tiempo).

Podemos definir carga mental como la cantidad de esfuerzo deliberado que debemos realizar para conseguir  un resultado concreto. La norma  ISO 10075 “Principios ergonómicos relacionados con la carga de trabajo mental”. Define  aspectos como fatiga, monotonía, hipovigilancia y la saturación mental.

En el intento de evaluar la carga mental han sido planteados diversos procedimientos, con diferentes niveles de aplicabilidad en situaciones reales de trabajo, en función de diferencias de validez (debe medir solamente la carga mental, es decir , permitir la apreciación de los diferentes niveles de carga ,variando su índice con las variaciones de la misma);Especificidad(su índice de medición debe ser poco sensible a otras fuentes diferentes a la carga mental);y Aceptabilidad(esta relacionada con la indiferencia que la medición pueda provocar en la tarea ,molestias e incomodidad causadas al trabajador ,así como el coste  que su aplicación acarrea).Estos indicadores nos van a determinar ,de alguna manera, la calidad de la técnica que vamos a emplear.

Las técnicas de evaluación que se utilizan para la carga mental, pueden clasificarse en:

  • Indicadores Fisiológicos.
  • Estimación subjetiva de los sujetos(cuestionarios)
  • Método de doble tarea
  • Análisis de las variaciones del comportamiento operativo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *