16 junio, 2024

En líneas generales, un bombero es un profesional del servicio de extinción de incendios y salvamento de la ciudad o provincia en la que trabaje, y esto incluye cualquier tipo de siniestro que ocurra y que ponga en peligro vidas o bienes. En la práctica esto incluye todo tipo de emergencias de mayor o menor grado, que requieren de los medios y técnicas de los bomberos para su resolución, tales como rescate vehicular o rescate en espacios confinados, entre tantos. Los bomberos enfrentan rutinariamente riesgos, trabajan en horarios irregulares y deben responder a las llamadas sin importar el clima. Las condiciones exactas de trabajo a las que se enfrenta un bombero pueden variar exponiéndose a sustancias químicas peligrosas tales como el monóxido de carbono, dióxido de nitrógeno, cianuro de hidrógeno, los cuales se producen en una combustión incompleta; así también se ven expuestos a sustancias peligrosas como el amoníaco, entre otras.
Los bomberos se enfrentan a muchos peligros en el desempeño de sus funciones. Los riesgos comienzan cuando un bombero debe responder a una situación de emergencia. En las ciudades, los bomberos a bordo de un camión de bomberos y viajan a toda velocidad a través de las calles. Las inclemencias del tiempo, los peatones distraídos y conductores negligentes plantean riesgos. Los bomberos que saltan en paracaídas desde aviones para combatir incendios en los bosques y otras áreas inaccesibles, están en riesgo cuando saltan. Las estructuras en entornos urbanos, envueltas por incendios pueden colapsar, atrapando a los bomberos, y en el medio rural, un incendio forestal de repente puede cambiar de dirección o rodearlos.
Un bombero accede a escenarios habitualmente desagradables y potencialmente peligrosos. Además de la lucha contra los incendios, podrían ser enviados a la escena de un accidente automovilístico o en respuesta a una emergencia médica. Incidentes como un accidente con múltiples víctimas mortales, la muerte o lesiones de un miembro del equipo, un desastre natural, y las tensiones diarias de tratar con situaciones potencialmente de vida o muerte pueden tomar un peaje en el bienestar emocional de un bombero. Como parte de su trabajo, a menudo deben proporcionar consuelo a familias que han perdido todas sus pertenencias en un incendio o que están angustiadas por un pariente enfermo o lesionado.
Así mismo, los principales riesgos que corre un bombero son múltiples; tales como los de quemaduras y humo: las quemaduras pueden variar según el tamaño de mínimas a graves, e incluso, mortales. Suelen entrar a edificios donde pueden colapsar pisos, escaleras, techos etc., la probabilidad de lesiones graves como fracturas es alta, o los peligros debido a los gases de la combustión y a la elevada temperatura del humo. El riesgo de intoxicación, de asfixia o de daños al tracto respiratorio puede ser extremo, por lo que ningún bombero debe intervenir en un incendio estructural sin su equipo de protección respiratorio autónomo. También el esfuerzo físico que proporciona usar equipo pesado que oscila entre los 20kg y los 25 kg compuestos por chaquetón, mascaras, equipos de respiración autónomos y trasladar herramientas como escaleras, mangas, etc.
El grado y el numero de las lesiones pueden reducirse mediante una formación intensiva, experiencia en el puesto de trabajo, competencia y una buena aptitud física. No obstante, la naturaleza misma del trabajo somete a los bomberos a riesgos derivados de errores de cálculo, de las circunstancias o de las operaciones de salvamento.
Datos complementarios:
Los procesos o patologías más comunes del tipo crónico:
-enfermedades cardiovasculares.
-cáncer de diversas localizaciones.
-problemas de salud relacionados con factores estresantes.
-alteraciones auditivas.
-alteraciones respiratorias.
-alteraciones del tipo musculo esqueléticas.
-problemas derivados de la exposición a riesgos biológicos.
Equipos para protección de bomberos:
-equipos contra incendios: chaquetón, pantalón ignífugo.
-casco: protege de heridas por impacto.
-visor: protege de salpicaduras, radiación, fuego y otros.
-barbisquero: sujeta el casco.
-protector nuca: protege el cuello del vapor y del fuego.
-botas: protege de impactos y cortes.
-equipo de respiración: protege vías respiratorias.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *