16 junio, 2024

Hoy en día, la comunicación entre las personas está desapareciendo cada vez más, y bien sabemos que es un proceso fundamental para nuestras vidas y nuestra inserción en el ámbito laboral.

La comunicación nos permite interrelacionarnos con otros sujetos en un mismo contexto.

Un despachante de aduana tiene funciones tales como representar a un importador o exportador ante la aduana a través de actividades que conllevan cifras de dinero elevadas, por lo tanto es una tarea ardua y no se puede cometer ningún error, por lo que la comunicación entre el emisor y el receptor debe ser sumamente clara para que el mensaje sea explícitamente entendido.

A la hora de llevar a cabo un proceso de exportación o importación es necesario que ambas partes dialoguen y se pongan de acuerdo las formas en las cuales van a desarrollar esta actividad. Para eso es fundamental que haya una comunicación verbal. Puede ser escrita u oral, o ambas.

Para comenzar, lo ideal sería que se establezca una comunicación verbal ya que este es más expresivo, cuenta con modulaciones de voz y es más conveniente y ventajoso.

Una vez que se establecieron las formas, es muy positivo que se establezca otra comunicación verbal escrita a través de un e-mail o mensaje para detallar nuevamente todo y que no quede ninguna duda u error.

La comunicación en el ámbito de aduana es imprescindible, sumamente importante ya que si no se realiza de la manera correcta puede ocasionar conflictos laborales.

Una de las causas que puede llevar a conflictos es la falta de información, como hablaba anteriormente. Estos surgen cuando una parte carece de información importante. Es así que debe haber también comunicación entre superiores y empleados para que siempre estén informados de lo que está pasando, y no sufran cambios repentinos.

La falta de recursos es otro tema que genera conflictos. Los empleados deben contar con todos los objetos necesarios para llevar a cabo un buen papel laboral.

Y por sobre todas las cosas en mi opinión es necesario que haya buenas relaciones personales entre los empleados y superiores así hay un lugar de trabajo mejor y positivo, donde ir a trabajar no será un es esfuerzo sino una actividad cotidiana placentera.

Para concluir, en mi opinión, en todo ámbito de trabajo se debe aplicar la psicología laboral, analizando la conducta humana dentro del contexto de la empresa y durante el desarrollo del trabajo, haciendo un énfasis en los recursos humanos. De esta manera se evaluara continuamente el trabajo de todos y los resultados serán óptimos ya que siempre estaremos pendientes de las mínimas fallas o errores que conllevan a un conflicto o una mala relación entre sujetos lo cual deteriora la calidad del servicio que se presta.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *