16 junio, 2024

¿Qué es una enfermedad profesional?

Una enfermedad profesional es la producida por causa del lugar o del tipo de trabajo. Existe un Listado de Enfermedades Profesionales en el cual se identifican cuadros clínicos, exposición y actividades en las que suelen producirse estas enfermedades y también agentes de riesgo (factores presentes en los lugares de trabajo y que pueden afectar al ser humano, como por ejemplo las condiciones de temperatura, humedad, iluminación, ventilación, la presencia de ruidos, sustancias químicas, la carga de trabajo, entre otros).
Si la enfermedad no se encuentra en el Listado y se sospecha que es producida por el trabajo, hay que realizar la denuncia ante la Aseguradora de Riesgos del Trabajo (ART) *. Si la ART rechaza la denuncia o deriva al trabajador a la obra social, por considerar que la enfermedad no fue causada por el trabajo, será una Comisión Médica (CM) y la Comisión Médica Central (CMC) las que definirán si se reconoce la enfermedad profesional en ese caso. Listado de enfermedades profesionales establecido por el Decreto N° 658/96.

Norma modificatoria Decreto N° 1167/03.

Norma que incorpora nuevas Enfermedades Profesionales al listado existente Decreto N° 49/2014.

 

¿Qué es un accidente laboral?

Un accidente de trabajo es lo que sucede al trabajador durante su jornada laboralo bien en la trayectoria del trabajo a su casa.

Las enfermedades profesionales, junto con los accidentes de trabajo, se conocen como contingencias profesionales, frente a las contingencias comunes (enfermedad común y accidente no laboral)

Según la Ley de RIESGOS DEL TRABAJO (Nº 24557) en el Capítulo III -Art 6º define a los accidentes de trabajo de la siguiente forma: “se llama accidente de trabajo a todo acontecimiento súbito y violento ocurrido por el hecho u en ocasión del trabajo, o en el trayecto entre el domicilio del trabajador y el lugar del trabajo, siempre y cuando el damnificado no hubiere interrumpido o alterado dicho trayecto por causas ajenas al trabajo”. “El trabajador podrá declarar por escrito ante el empleador, y éste dentro de las 72hs ante el asegurador, que el in-itinere se modifica por razones de estudio, concurrencia a otro empleo o atención de familiar directo enfermo y no conviviente, debiendo presentar el pertinente certificado a requerimiento del empleador dentro de los tres días hábiles de requerido”… Están excluidos de esta ley los accidentes de trabajo y las enfermedades profesionales causados por dolo del trabajador o por fuerza mayor extraña al trabajo.

 

¿Qué es una enfermedad producida por el trabajo?

Cuando un trabajador está enfermo, la enfermedad que padece puede ser clasificada como enfermedad común o enfermedad profesional. Será profesional cuando sea una enfermedad contraída a consecuencia del trabajo que se realiza.

La enfermedad profesional, además de ser contraída en el trabajo, tiene que ser una de las que está prevista en la ley. Existe un listado legal y cerrado de enfermedades que se consideran profesionales.

 

 

 

FATIGA VISUAL

 

La fatiga visual, también conocida como Astenopia, es una molestia que se da en los ojos como resultado de haber realizado mucho esfuerzo voluntario del aparato visual para acomodar y ajustar la vista. Este efecto de cansancio se presenta en personas que realizan algún trabajo a corta distancia y durante un tiempo prolongado, en donde someten los ojos a una situación de estrés permanente. El esfuerzo que significa conseguir una visión adecuada provoca que la persona tenga la sensación de que disminuye su capacidad visual, aunque sea de manera transitoria.

Este problema afecta a aquellas personas que permanecen más de ocho horas delante de la pantalla de un computador, a quienes leen y escriben mucho tiempo de forma seguida, a los trabajadores que están expuestos a una luz muy brillante o que permanecen en lugares con poca luz, como bodegueros, cocineros o reponedores. Los conductores de taxi o buses también se ven afectados al conducir un vehículo por un período extenso. Asimismo, otras de las causas que provocan molestias oculares son la calefacción o aire acondicionado, ya que evaporan la secreción lagrimal impidiendo que el ojo se humecte correctamente; y el uso prolongado de dispositivos electrónicos. También, defectos visuales no asumidos o entendidos como leves, como la vista cansada, además de alteraciones en el enfoque de los objetos, contribuyen al desarrollo de molestias oculares.

 

Síntomas perceptibles

Los afectados por fatiga ocular con frecuencia sentirán la vista cansada, visión borrosa y doble, dolores musculares en la zona cervical, espalda y cabeza, sensación de fatiga corporal, ojos secos, más sensibles, llorosos y/o enrojecidos.

En general, la sola presencia de Astenopia no reúne en sí una gravedad mayor, sin embargo, al presentar estas molestias siempre es recomendable acudir a un especialista y tomar así las medidas de tratamiento y prevención que corresponden, las que irían enfocadas a superar los malos hábitos de las actividades visuales.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *