19 junio, 2024

Quizá uno de los temas más controversiales en la higiene del trabajo es el de vibraciones transmitidas al cuerpo humano, debido a que no existen estudios concluyentes que relacionen causa efecto entre los síntomas y la exposición a vibraciones ya que las alteraciones suelen actuar conjuntamente con otros factores significativos como la elevada tensión mental, el ruido y las sustancias toxicas presentes en un ambiente laboral

En otras ocasiones por la poca profundidad con que se maneja el tema en la vida diaria y finalmente por la falta de profesionales interesados en las mismas, así también como la baja demanda de estudios técnicos que enriquezcan el conocimiento de este fenómeno físico.

Son numerosas las actividades laborales que suponen una exposición prolongada a vibraciones. La conducción de vehículos de transporte, carretillas elevadoras, maquinaria agrícola o de obras públicas, así como el uso de herramientas manuales rotativas, entre otras, son las fuentes principales de la exposición laboral a vibraciones mecánicas.

¿QUE SON LAS VIBRACIONES? 

Las vibraciones se definen como los movimientos oscilatorios de un cuerpo alrededor de un punto de referencia y se pueden producir por efecto del propio funcionamiento de una máquina o un equipo.

A efectos de las condiciones de trabajo existen dos tipos de vibraciones nocivas:

1.-Las vibraciones en extremidades superiores
(mano-brazo):

Fenómeno físico que se manifiesta por la transmisión de energía mecánica por vía sólida a las extremidades superiores de la persona en el intervalo de frecuencias desde 8 hasta 1600Hz.

2.-Las vibraciones en cuerpo entero. 

Es un fenómeno físico que se manifiesta por la transmisión de energía mecánica por vía sólida al cuerpo entero de la persona, en el intervalo de frecuencias desde 1 hasta 80Hz.

El estudio de la vibración comprende el análisis del movimiento oscilatorio, para ello utilicemos un ejemplo simple:

Imagine que tiene un péndulo y que aplica una fuerza de movimiento sobre este, el resultado será un desplazamiento en forma de vaivén, al que podemos fácilmente identificar que dispone de una frecuencia o número de oscilaciones en un lapso de tiempo determinado como puede ser un minuto o segundo. La frecuencia referida como ciclos por segundo.

Un ejemplo de esto es el movimiento de un barco: Su frecuencia es muy baja, sin embargo, una persona percibe perfectamente el movimiento e incluso le induce mareo. Por el contrario, un motor de alta velocidad genera un movimiento vibratorio de alta frecuencia y una persona que este recargado en él, puede llegar a ser imperceptible.

PREVENCION: Otras medidas de prevención es la realización de un control médico anual para conocer el estado de afectación de las personas expuestas a vibraciones y así poder actuar en los casos de mayor susceptibilidad. A sí mismo se debe informar a los trabajadores, a través de las capacitaciones, los niveles de vibraciones a que están expuestos y las medidas de protección disponibles.
 

CONCLUSION: La vibración trasmitida al cuerpo, o como medida de precaución suplementaria, se debe recurrir al uso de equipos de protección personal (guantes, cinturones, botas) que aíslen la transmisión de vibraciones. Al seleccionar estos equipos, hay que tener en cuenta su eficacia frente al riesgo, capacitar a los trabajadores en el uso correcto de los mismos y mantener un programa de mantenimiento y reemplazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *