25 mayo, 2024

La economía argentina está «complicada» por factores internos y externos que, sobre todo, afectan los sectores productores de bienes.

A través del informe mensual emitido por el instituto argentino de ejecutivos de finanzas (IAEF), se aseguró que la economía local «no es ajena al contexto externo desfavorable, particularmente en los sectores productores de bienes. Pero, a la vez, hay factores internos que también la complican».

Esto quiere decir, la industria local cayó, según estimaciones privadas, el 0,2 por ciento interanual en el primer cuatrimestre y la construcción también se debilitó, en tanto, la sequía y el exceso de lluvias, afectaron al agro, completando un cuadro desalentador, en el cual la actividad global aparece sostenida por los sectores productores de servicios

Ante este panorama, se consideró que el mercado de cambios está influido por diversos factores, entre los que enumeró:

  • La percepción de que, dada la sequía, el déficit energético y el contexto internacional, la oferta de divisas comerciales se reduciría respecto de 2011.
  • La apreciación del peso frente al dólar y, sobre todo, frente al real.
  • -El desequilibrio fiscal y la desaceleración en el crecimiento de la recaudación tributaria.
  • El estancamiento en el nivel de reservas, pese a las fuertes compras de dólares del Banco Central en los primeros cinco meses del año.
  • La incertidumbre regulatoria.

 

En cuanto al panorama mundial, el informe indicó que la economía global se ha deteriorado en las últimas semanas.

Las proyecciones de crecimiento para los Estados Unidos, Asia en general y China en particular y América Latina, se han reducido, a la vez que para la Unión Europea se pronostica un receso, de todas maneras, por ahora el escenario no tiene la magnitud de 2009, cuando el PBI mundial cayó 0,6 por ciento.

Por último, la devaluación del real frente al dólar y la baja en la tasa de interés, evidencian el propósito de las autoridades brasileñas de mantener un crecimiento del PBI de al menos 2,5%.

Un gradual aumento en la aversión al riesgo y la desaceleración de ingreso de capitales, constituyen señales amarillas para Brasil, esto quiere decir que la crisis que sufre hoy Brasil afecta de manera permanente en nuestra economía argentina

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *